Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras en un colegio de Aranjuez obligan a 400 niños a cambiar de centro y de horario

Unos 400 alumnos del segundo ciclo de EGB del colegio San Isidro, de Aranjuez, han sido trasladados al centro de formación profesional hostelera, donde desde este mes reciben clases de tres de la tarde a 19.30. Tales cambios se han producido a causa de las obras de mejora del colegio, que se prevé que duren seis meses y que, según un comunicado de la coordinadora de padres, debían haberse realizado en verano.

El citado comunicado, que el concejal de Educación, José Luis Moreno, ha calificado de estupido y mentiroso", rechaza el translado por entender que las obras podían haberse hecho en veranoy que "los alumnos recibirán una enseñanza deficiente, ya que el rendimiento escolar es bajo con el nuevo horario".

La nota de los padres, tras asegurar que el cambio acarrea problemas familiares, convoca a todos los padres de alumnos a la reunión prevista en el colegio con representantes de la Administración para el próximo viernes.

El concejal de Educación rechaza las críticas de la coordinadora, ya que considera que tal agrupación la forman "10 padres que se autodefinen coordinadora". La asociación de padres de alumnos (APA) del colegio dimitió la pasada semana, durante la primera asamblea, lo que obligó a los padres a buscar otra figura representativa.

En cuanto a la posibilidad de realizar las obras durante el verano, José Luis Moreno asegura que era inadmisible, porque en tres meses no se pueden llevar a cabo. "Optamos por realizarlas en estas fechas y no en agosto para informar a las familias", agregó. Sin,embargo, los padres lamentan no haber sido informados a tiempo.

La Administración y los padres tendrán que buscar alternativas a esta polémica, que bien podrían pasar por la instalación de aulas prefabricadas, conocidas como caracolas, o hallar otros horarios menos inadecuados. Como último recurso, podrían anularse las obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 1990

Más información

  • La remodelación tenía que haberse hecho en verano, según los padre