LA CRISIS DEL GOLFO

Muere un niño en un atentado antifrancés en Yibuti

El presidente francés, François Mitterrand, expresó ayer su horror por el atentado cometido el jueves por la tarde contra residentes franceses en Yibuti, en el que murió un niño de nueve años y fueron heridas otras 17 personas. Los atacantes lanzaron tres granadas contra un café del centro de Yibuti frecuentado por militares franceses y se dieron a la fuga. Ningún grupo se había atribuido hasta ayer el ataque, y el Ministerio de Asuntos Exteriores francés se remitió al resultado de la investigación y no citó la crisis del Golfo como relacionada con el hecho.Sin embargo, la circunstancia de que el aeropuerto y el puerto de Yibuti sirvan de base a las fuerzas aeronavales francesas enviadas a la zona a causa del conflicto ha permitido especular con un posible vínculo entre esa crisis y el atentado, cuyo objetivo fueron las terrazas del Café de París, y del Café L'Historil. Es frecuente en esos locales la presencia de militares franceses que integran la fuerza de casi 4.000 hombres estacionada en Yibuti en virtud del acuerdo de defensa firmado en 1977 con París.

El niño muerto en el ataque al Café de París era hijo de un suboficial. Quince de los heridos son franceses, y seis de ellos han sido hospitalizados. Otro artefacto sin estallar fue hallado en el Café L'Historil, situado a 100 metros del anterior. Los militares franceses recibieron órdenes de volver a sus cuarteles. Un testigo declaró que había visto a cuatro atacantes huir en un taxi situado en las inmediaciones.

El mensaje de Mitterrand, dirigido al general de división Claude Gautier, jefe de las fuerzas en Yibuti, expresa su determinación ante "la situación a la cual Francia se enfrenta en esa región del mundo". El Gobierno francés calificó de "particularmente odioso" el ataque que culminó con "el asesinato de un niño". El Café L'Historil fue escenario en marzo de 1987 de un atentado en el que murieron 12 personas, entre ellas cinco residentes franceses.

Retorno del "Clemenceau'

Por su parte, el grupo aeronaval integrado por el portaaviones Clemenceau, el crucero lanzamisiles Co1bert y el petrolero Var finalizó su misión en el océano Indico y volverán "en los próximos días" al puerto francés de Tolón, de donde partieron el pasado 13 de agosto, señalaron fuentes oficiales. El otro portaaviones francés, el Folch, se halla en el Mediterráneo occidental preparado para llegar al Golfo en pocos días "si se le da la orden".

El estado de la opinión pública en Francia sobre la crisis parece, entre tanto, dividido sobre la participación en un eventual conflicto bélico. Una encuesta de Sofres, Libération y Europa 1 dada a conocer ayer indica que dos de cada tres franceses (61 %) creen que la situación en el Golfo va a desembocar en un enfrentamiento armado. Aunque sólo uno de cada dos (46%) se manifiesta de acuerdo con que Francia participe en esa guerra.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción