La policía interviene 70 kilogramos de heroína, el mayor alijo del año

Agentes del Servicio Central de Estupefacientes de la Policía han intervenido más de 70 kilogramos de heroína a cinco presuntos traficantes extranjeros, detenidos en Madrid en el curso de una operación antidroga. El alijo incautado es el más importante en lo que va de año. Por otro lado, la juez de instrucción de Ribeira (La Coruña), Amelia Cortizo, ha ordenado el ingreso en prisión de Ángel Manzano -principal testigo de la acusación del caso El Nani y de otros dos detenidos en otra operación antidroga.

Fuentes de la Dirección General de la Policía no precisaron la nacionalidad de los detenidos en relación con el alijo, y explicaron que esta operación se ha desarrollado durante esta semana y que los detenidos pasarán próximamente a disposición judicial.La cantidad de heroína intervenida por la Policía habría permitido colocar en el mercado clandest¡no unos ocho millones de dosis de esta sustancia estupefaciente, con un valor que podría alcanzar en la calle los 10.000 millones de pesetas, una vez cortada y preparada la droga. Este alijo de heroína es el más importante de esta sustancia que han obtenido las fuerzas de seguridad del Estado en lo que va de año, y el mayor incautado por la Policía en el mismo período.

El 20 de abril pasado la Guardia Civil intervino en Guipúzcoa 62 kilogramos de heroína de gran pureza, en lo que representa el mayor decomiso efectuado por el instituto armado en esta provincia. Las fuentes de la Dirección General de la Policía no precisaron más datos sobre la operación.

Secreto sumarial

La juez de Ribeira ha declarado secreto el sumario de la operación antidroga de Galicia, tras ordenar el ingreso en prisión de Manzano, su socio Francisco Moya Castillo y Joaquín Ozores Vicente. Los tres detenidos declararon ayer, durante 10 horas, ante la titular del juzgado de distrito de Ribeira, después de permanecer durante casi dos días en la comisaría de policía de la ciudad, adonde fueron trasladados tras su captura.Junto a ellos fueron detenidas otras cuatro personas, que según fuentes policiales podrían actuar como vendedores de la droga adquirida por Ozores. Estas cuatro personas han sido puestos en libertad sin cargos, mientras prestaban declaración Ángel Manzano y Francisco Moya Castillo. Los jóvenes declararon a la salida del juzgado de Ribeira que todo se ha tratado de un error judicial, y uno de ellos señaló: "He pasado el peor día de mi vida".

Otro de los jóvenes puestos en libertad anunció la presentación de una denuncia por la detención. "No podemos quedar como traficantes", agregó.

Según la versión de los cuatro jóvenes, que aseguran no tener antecedentes, fueron detenidos por la policía con una orden judicial en la que se decía que, en el chalet en que se encontraban, habían estado aquel Manzano y Francisco Moya, extremo que desmintieron.

Ángel Manzano y su socio Francisco Moya se habían desplazado hace unos 10 días a Galicia con la intención de buscar posibles compradores de heroína. El primer contacto lo realizaron con el vecino de Ribeira (La Coruña) con antecedentes penales por contrabando de tabaco y que estaba interesado en vender droga en la comarca de Barbanza, en la margen coruñesa de la ría de Arousa. Manzano y Moya tenían previsto realizar operaciones similares en otras zonas de Galicia, según el gobernador civil de La Coruña, Ramón Berra.

Berra dijo también que la policía sospecha que la droga incautada forma parte de un alijo más importante de heroína que podría encontrarse en Madrid.

La policía les siguió los pasos y les sorprendió el pasado miércoles en una cafetería de Padrón cuando acababan de entregar a un cliente una bolsa con medio kilo de heroína. Manzano y su socio apenas opusieron resistencia. Tan sólo Joaquín Ozores intentó huir, pero los disparos de los policías le disuadieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50