Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspiros y pocas palabras en la Cemu

En la ciudad-escuela que dirige Muñiz aumenta estos días el ajetreo cuando alguien llega de la Audiencia Provincial. La pregunta es siempre la misma: "¿Qué tal, cómo ha ido hoy?", y en el ambiente se palpa una tristeza cargada de suspiros y pocas palabras.

Chiqui, que tiene 20 años y lleva 10 en la Cemu, asegura que tío Alberto también se ha acostado con él y no ha pasado nada: "Todo esto nos tiene preocupados, pero vamos a ganar". Javier Alemany, un joven con gafas, le increpa: "Aquí no gana nadie, es la imagen lo que queda y esto no me gusta nada".

Los más pequeños, de siete u ocho años, chapoteaban ayer en la piscina mientras algunos más mayores charlaban sentados en el césped. La conversación se repite: "¿Has visto lo que ha dicho Celia?", "Parece mentira lo del Chepa". Todos estaban enfadados por lo que había dicho Celia Luelmo: "A ella la echaron de aquí porque era mala, frecuentaba a menudo los pubs del pueblo; y si no, que se lo pregunten", dice Alemany.

José María Aguirre, El Abuelo, tiene 64 años y se vino desde Orense hace 25 con Muñiz. "Cada 100 años nace un hombre así, pero la envidia es muy mala y ahí está el origen de todo", afirma Aguirre haciendo referencia a tío Alberto. Él asegura que confía en los jueces. "No son tontos y verán la verdad".

Las madres de los niños externos que estudian en la Cemu se acercan cada día a preguntar por tío Alberto, por el juicio y por el futuro de la escuela. Hasta los más pequeños leen los periódicos para que no se les escape un detalle. "Ven hasta los telediarios", añade Chiqui.

A las cinco y cuarto llegó Alberto Muñiz rodeado de chavales. Con un notable cansancio, se retiró a dormir un rato.

Una joven de 16 años que le acompañaba comentó que todos estaban agotados. "Pero vamos todos los días para estar con él; se pone tan contento...", dice.

Chiqui asegura que Alberto Muñiz ha comprado los terrenos colindantes con la ciudad-escuela. "Quiere hacerse su estudio en caso de que le inhabiliten", dice, "y seguir estando cerca de nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990