Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hermano de Ceausescu, condenado a 15 años de prisión

Nicolae Andruta Ceausescu hermano de Nicolae Ceausescu, dictador rumano depuesto y ejecutado el pasado mes de diciembre, fue condenado ayer a 15 años de prisión. Entre otros delitos, se le acusaba de haber matado a siete personas a tiros de revólver durante las manifestaciones en el centro de Bucarest del 21 de diciembre.La sentencia le condena a 10 años de reclusión por "intento de homicidio particularmente grave", a ocho por "incitación al genocidio no seguida de efecto" y a seis por "no respetar el reglamento sobre armas y municiones". No obstante, según la ley, el tribunal le condenó a la pena máxima más cinco años, 15 en total.

El ex jefe de la escuela de oficiales de la Securitate (antigua policía política) participó en la represión del movimiento revolucionario y, cuando éste triunfó, intentó suicidarse en varias ocasiones. Podrá recurrir en el plazo de 10 días la sentencia, dictada por el Tribunal Supremo de Rumania.

Otro miembro de la familia Ceausescu, María Agache, hermana de Nicolae, y que no ocupó cargos de responsabilidad durante la dictadura, compareció ayer a juicio en Bucarest, acusada de malversación de fondos y tráfico de influencias.

Entretanto, la reanudación del proceso contra Nicu, hijo de Ceausescu, ha sido aplazada desde el próximo día 25 hasta el 16 de julio por cuestiones de trámite, según informó ayer Radio Bucarest. El juicio comenzó el pasado 26 de mayo en la localidad transilvana de Sibiu, seis días después de las elecciones generales en Rumania. La instrucción del sumario concluyó el 27 de abril. Nicu es acusado de genocidio y tenencia ilícita de armas.

Por otra parte, los estudiantes de las facultades de Matemáticas, Física y Letras emprendieron ayer una huelga de advertencia para obtener la liberación de sus compañeros detenidos la semana pasada, en la represión desencadenada por las fuerzas de seguridad y los mineros llegados del interior, expresamente llamados para "restablecer el orden" y "frenar la contrarrevolución" por el presidente Ion Iliescu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990