260 policías municipales comenzaron ayer a patrullar a pie

Doscientos sesenta policías municipales integran las patrullas callejeras que desde ayer han vuelto a funcionar en Madrid. Estos policías recorrerán a pie los distritos de Centro, Chamartín, Chamberí, Carabanchel, Vallecas, San Blas y el aeropuerto de Barajas. La prestación de este servicio se ha realizado sin de traer policías de otras unidades, según fuentes municipales. El mayor despliegue de policías de barrio tiene lugar en el distrito de Centro, especialmente en las calles de Preciados y de la Cruz, en las plazas de Chueca, Dos de Mayo, Tirso de Molina, Lavapiés y en la Ribera de Curtidores.La Concejalía de Seguridad ha realizado una gran inversión en equipos de transmisión con objeto de que los agentes puedan estar permanentemente conectados con los coches patrulla.

Por su parte, el concejal socialista Ginés Meléndez opinó ayer que este nuevo despliegue "liquida la policía de barrio". Y añadió: 'Tejos de incrementar el número de policías de barrio, lo que hace es centrarlos en 13, áreas de la ciudad, sin cubrir siquiera la problemática situación del distrito Centro. Además, deja sin policía de barrio a los diltritos de Vallecas-Villa, Villaverde, Arganzuela, Salamanca, Retiro, Moncloa-Aravaca, Ciudad Lineal, Vicálvaro, Hortaleza, Fuencarral-El Pardo y Tetuán".

Según Meléndez, la reestructuración del concejal Bocanegra "ha supuesto la desaparición real de la policía de barrio existente hasta ahora en las agrupaciones de distrito. Incluso algunos concejales del PP han constatado que la policía se aleja de sus barrios, desciende su eficacia y los efectivos del turno de noche se han reducido a la mitad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de junio de 1990.