Preocupación en Tráfico por el aumento en un 46,6% de la mortalidad desde 1985

La frialdad de la estadística se quiebra cuando un número tiene rostro popular. Son las víctimas del tráfico, esas 7.188 personas que murieron en nuestras carreteras el año pasado. Como el torero Palomo Linares el pasado viernes, 169.411 ciudadanos resultaron heridos en 1989. El aumento general de la mortalidad sobre el asfalto en los últimos cinco años (46,6%) se dispara en el caso de los conductores de moto (132,7%). Con vistas al verano, la época álgida, los responsables de Tráfico están alerta. En mayo pasado, con la nueva ley de seguridad vial ya en vigor, la mortalidad se redujo casi la cuarta parte.

No se pueden echar las campanas al vuelo. "A mí no me consuela este descenso del 23% de las víctimas mortales el pasado mayo. Abre un camino positivo, pero hasta después del verano no se podrán evaluar los efectos no se podrán evaluar los efectos de la nueva normativa", afirma el director general de Tráfico, Miguel Muñoz.Entre otras novedades, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos de Motor y Seguridad Vial, en vigor desde el pasado 4 de abril, ha endurecido las multas, hasta 100.000 pesetas por infracciones muy graves.

El presidente del Real Automóvil Club de España (RACE), Fernando Falcó, le concede una oportunidad, aunque critica el afán sancionador. "Todavía no se están viendo los efectos positivos de la ley, pero los tiene", señala el marqués de Cubas. Mientras llega el test veraniego, la carretera sigue cobrándose víctimas. Entre enero y abril de este año, 1.709 personas murieron en accidentes de tráfico, 61 más que en el mismo periodo del año anterior. El mes pasado se frenó el aumento. Se registraron 369 víctimas, frente a los 481 fallecidos en mayo de 1989. En los cinco primeros meses de este año, 2.078 personas han dejado su vida en el asfalto, según los datos proporcionados por la Dirección General de Tráfico.

Cifras alarmantes

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"El problema de la accidentalidad sigue siendo muy grave, tremendo", reconoce el director general de Tráfico. Entre 1985 y 1989, el parque móvil creció en más de una cuarta parte (27%). Más coches, más nuevos y un aumento del 46,6% de las víctimas mortales. La alarma crece en el caso de los motoristas. Su mortalidad ha aumentado el 132,7% en los últimos cinco años. El dato ha llevado a la dirección general a ordenar a la Guardia Civil de Tráfico que preste especial atención a las infracciones de los motoristas.

La juventud también es un factor de riesgo, entre otras cosas porque suele ir pareja con la inexperiencia al volante. Los accidentes de tráfico son la primera causa de mortalidad en los jóvenes entre 18 y 25 años, señala Miguel Muñoz. Según los datos de la Comisión Nacional de Seguridad Vial, uno de cada tres accidentes mortales es ocasionado por un conductor menor de 25 años.

En la mitad de los siniestros con fallecimientos, el presunto responsable es menor de 30 años. Al buscar las causas de la elevada mortalidad por tráfico en España, Muñoz señala que los tres factores, vía, vehículo y persona, "siempre son interactivos". A ello hay que sumar cuestiones como la conducción en estado de embriaguez o bajo el efecto de las drogas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS