Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO

Barnes rompe la supremacía europea y recupera para Estados Unidos el récord mundial de peso

Randy Barnes, un norteamericano de 1,92 metros de estatura y 130 kilos de peso, recuperó para Estados Unidos el domingo, en Los Angeles, el récord mundial de lanzamiento de peso, una modalidad suya, pero en la que había cedido la supremacía a Europa hace 14 años. Superó, con un tiro de 23,12 metros, los 23,06 que tenía desde 1988 la última figura de la RDA, Ulf Timmerman. Son los dos únicos atletas que han lanzado a más de 23 metros. Barnes, uno de los pocos lanzadores actuales que utiliza el giro completo, ha superado en entrenamientos los 24 metros.

MÁS INFORMACIÓN

Se trata del segundo récord de la temporada al aire libre tras el de jabalina logrado por el sueco Patrik Boden, el 24 de marzo, con 89,10 metros. Las plusmarcas de lanzamientos suelen ser los más madrugadoras, pero siempre con la sombra de la ayuda del doping. Con los con troles actuales ya es más difícil, pero corpulencias como la de Barnes no puede dudarse que se han forjado de forma más o menos discutible.El lanzador norteamericano, que cumplirá 24 años el 16 de junio, fue ya medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 precisamente tras Timmerman: 22,39 metros por 22,47. Y en 1989 batió el récord mundial en pista cubierta, con 22,66, su mejor marca. Era claramente el predestinado para devolver a Estados Unidos una supremacía casi completa des de principios de siglo hasta que la rompió en 1976 el fugaz soviético Aleksandr Baryshnikov, primer hombre que alcanzó los 22 metros. Curiosamente éste fue también -como ahora Barnes- el primero en utilizar el estilo de lanzamiento con giro de 360 grados. Un método difícil de coordinar, salvo para los que lanzan disco igualmente -Barnes supera los 60 metros-.

Lo normal hasta entonces -sustituyendo a la primitiva extensión del brazo- era el de medio giro, 180 grados, con el que el mítico norteamericano Parry OTrien llegó a los 18 metros en 1953 y subió el récord mundial hasta los 19,25.

Barnes, tras el paréntesis europeo -alemán oriental de Udo Beyer y Timmerman, e ita liano de Andrei-, se une a la última pléyade de compatriotas plusmarquistas mundiales: Dallas Long, Bill Nieder -primero sobre los 20 metros-, Randy Matson -sobre los 21-, Al Feuerbach, Terry Al britton, o el frustrado por el primer profesionalismo fracasado, Brian Oldfleld.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990