Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad Europea aplaza la armonización de las indemnizaciones por accidentes de tráfico

El consejo de ministros de Mercado Interior de la CE bloqueó ayer en Bruselas la armonización del seguro de responsabilidad civil aplicado al automóvil. Ocho países, entre ellos España, impuel aplazamiento de la diectiva, frente a la apertura inmediata del mercado que defienden el Reino Unido, Holanda, Irlanda y Dinamarca. Los intereses en juego son la competencia que las poderosas compañías británicas y holandesas harían al resto.El debate de fondo es el paso le la consideración de seguro de masa (de pequeña cuantía, pero que afecta a mucha gente) a gran riesgo (el que suscriben, por ejemplo, una empresa o un barco) cuando se trate de la responsabilidad civil por accidente de tráfico. Esa distinta concepción jurídica deja mayor libertad de contratación a las compañías y las libera de la reglamentación estricta que imponen los Gobiernos en los seguros de masa. La tesis de los ocho países contrarios a la reforma es que es necesario esperar a la armonización total que prepara la CE con la nueva directiva para todos los seguros distintos al de vida. Sin embargo, la realidad es que entre las indemnizaciones que fija cada Estado hay una gran diferencia. Por ejemplo, en España las companias están obligadas a pagar por una muerte de tráfico la sexta parte que en Bélgica. Dentro de la desgracia, sigue siendo preferible que el que atropella sea un turista. Nuestro país no se destaca tampoco porque las primas sean más baratas.

Este retraso -el tema volverá a ser discutido en junio- favorece a las compañías de los países opositores, que tendrán mástiempo para adaptarse. Confían además engancharse a un nuevo sistema armonizado con condiciones iguales para todos.

Entre los argumentos a favor de los opositores está la seguridad jurídica y financiera de que la aseguradora tenga sus activos y fondos en el país del asegurado, y la mayor garantía para quien suscribe una póliza de daños de masa al tener las condiciones estipuladas. Este razonamiento sirve a la vez para impedir que un particular pueda suscribir su seguro con una compañía extranjera que no tenga sede en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990