Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El difícil realojo del poblado chabolista de Los Focos retrasa el tramo este de la M-40

El poblado chabolista de Los Focos, en Vicálvaro, el más grande de Madrid, tapona las obras del distribuidor este de la M-40, que ya van con retraso. Sus habitantes impiden el paso a los técnicos hasta que no les realojen. Solucionado el problema de los asentamientos de Torregrosa y el Rancho del Cordobés, que también están en su trazado, la Comunidad de Madrid culpa a las compañías eléctricas y a Telefónica del retraso de las obras en otros tramos.

Un buen tramo del distribuidor este, que unirá las carreteras de Barcelona y Valencia, ni siquiera ha podido medirse sobre el terreno. Los habitantes de Los Focos, situado junto a la avenida de Daroca y conocido también como Guarrerías Preciados por la venta que realizan a pie de carretera de sanitarios y electrodomésticos, no quieren saber nada de la M-40 hasta que no esté claro que va a ser de ellos. Y no dudan en impedir el paso a cualquier ingeniero que les amenaza con sus instrumentos de precisión, según los responsables del Plan de Accesos."Si hombre, han venido a medir por ahí abajo, y por arriba también". El tío Juan, que vive en una de las 100 chabolas amenazadas por la M-40, no siente ningún temor por la construcción de la carretera ni haber impedido la entrada nadie. "Así nos darán el piso más pronto", considera.

A otro gitano, con mostacho y puntiagudos botines, le ha dado tiempo, mientras espera el realojo, a que sus cinco hijos se casaran y se instalaran en chabolas nuevas alrededor de su casa. "Ahora necesito seis pisos". En el poblado se piensa que la construcción de la M-40 agilizará su realojo, pero quieren garantías.

Pasa a la página 4

En Los Focos hay 210 chabolas 'legales' y 80 'ilegales'

Viene de la primera páginaSegún José Luis Garro, tercer teniente de alcalde, "cada día aparecen nuevas chabolas en la futura M-40". El Ayuntamiento espera llegar a un acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas para emprender una operación "de realojo singular" ante las dificultades que existen para efectuar la operación de la forma prevista.

La población, según el Plan de Realojamiento, estaba prefijado que se trasladara a dos polígonos, uno junto a la carretera de Barajas y otro en el distrito de San Blas, pero ambos casos van con bastante retraso.

En las 40 hectáreas que ocupan Los Focos existen 210 chabolas legales -que entraron en el censo que se realizó en el año 1986- y 80 ilegales que se han construido en el último año. Según el Consorcio para el Realojamiento de la Población Marginada, se han remitido al presidente de la Junta de Vicálvaro, Venancio Mota, 30 mandatos judiciales para derribar otras tantas chabolas ilegales sin que se haya llevado a efecto. Mota no ha querido intervenir sin tener una solución alternativa para sus moradores.

En los asentamientos de Torregrosa, en Villaverde, y del Rancho del Cordobés, en Usera, el Consorcio ha conseguido realojar a las legales y expulsar a las ilegales que ocupaban el suelo por donde ha de pasar el tramo de la M-40 que unirá las carreteras de Andalucía y Extremadura.

También está solucionado el aislamiento en que quedaba el poblado gitano de Altamira por la obras del nudo supersur. Las 41 familias que desde finales de los sesenta habitan en este barrio serán realojadas en casas de tipología especial en la carretera de Villaverde a Vallecas. Éste es de los pocos poblados gitanos en los que no ha entrado la droga.

Otros retrasos de las obras de la región tienen como culpables a empresas como Hidroeléctrica, Iberduero y Telefónica, según la Comunidad de Madrid. "Estamos esperando que se modifique una torre eléctrica o una línea aérea de Telefónica desde 1988 o principios de 1989", afirma un responsable de la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1990

Más información