Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos accidentes y el inicio del puente convirtieron Madrid en un gran atasco

EL PAÍS La capital de España se convirtió ayer en un caos circulatorio. El puente de las fiestas de San Isidro y dos accidentes de camiones que se produjeron en la carretera de Andalucía y en la de Barcelona fueron las causas inmediatas de una paralización de¡ tráfico que recorrió toda la ciudad hasta últimas horas de la tarde. El caos coincidió con la apertura de los túneles de Cristo Rey y Arco de la Victoria, que causó por Ea mañana un nuevo atasco en la calle de Cea Bermúdez, pero alivió visiblemente el tráfico durante el resto de¡ día en la zona. Según los cálculos municipales, 180.000 vehículos circularán diariamente por la zona, lo que significa un aumento de 60.000 nuevos automovilistas, atraídos por la supuesta fluidez que garantizan los pasos subterráneos.

Moverse en coche por Madrid fue, durante casi todo el día, un auténtico suplicio. Hacia las once de: la mañana, la, solemne inauguración de los pasos subterráneos colapsó la calle de Cea Bermúdez hasta Castellana. Por la tarde, los dos accidentes colapsaron casi toda la ciudad en un viernes inicio de puente. Los ordenadores del Ayuntamiento registraron unos índices de saturación e intensidad que llegó a superar en tres centésimas a los registrados en el último puente.El accidente de la carretera de Barcelona, que se saldó con la muerte de Ricardo Estévez, de 38 años, ocurrió a las cuatro de la tarde en el polígono de las Mercedes, cerca de la salida de Barajas. El camión que conducía Ricardo Estévez colisionó con una furgoneta y volcó, quedando en la calzada y originando el consiguiente atasco. Antes, a las doce de la mañana, habían colisionado cuatro camiones a la altura de San Cristobal de los Ángeles, colapsando el nudo sur de la M-30.

Por contra, la circulación fue fluida en la zona de Cristo Rey, donde miles de conductores han sufrido pacientemente los desastrosos e5ectos de unas obras que han durado poco más de cinco meses; todo un récord, según ha asegurado el alcalde de: Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún. Algunos ciudadanos se mostraron ayer realmente pletóricos ante la novedad Ce poder utilizar los túneles. "Divino", exclamaba un frutero que acababa de atravesar uno de los pasos que unen la carretera (de La Coruña con Madrid. "Hoy por la tarde ni siquiera he tardado la mitad de tiempo de lo que habitualmente tardo en entrar en Ia ciudad".

El conductor del autobús Las Rozas-Princesa afirmaba ayer haber tardado 20 minutos menos. "Parece que el túnel funciona", decía. Otros conductores, sin embargo, eran de la opinión de que para saber si el túnel tiene efectos positivos en la circulación hay que esperar unos meses. Este sector cree que lo único que ha conseguido el Ayuntamiento con esta obra que ha costado 1.410 millones de pesetas es trasladar el atasco a otra zona, como las calles de Princesa o de Cea Bermúdez. En principio, sólo la curiosidad va a repercutir de forma importante en los pasos subterráneos. Según la Policía Municipal, durante esta primera semana se prevé una intensidad diaria de 250.000 automóviles, más del doble de lo que viene siendo habitual en esta zona. La Policía Municipal calcula que los túneles van a atraer a un total de 200.000 vehículos, una previsión que supera la. realizada en el Ayuntamiento.

Pasa a la página 3

Triunfalismo oficial y escepticismo ciudadano tras la finalización de las obras de Cristo Rey

Viene de la página 1El alcalde de Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún, indicó ayer que se habían batido récords europeos al reducir el plazo de construcción de un túnel como el de Cristo Rey de dos años a cinco meses y 20 días. "Este acortamiento ha sido fruto de la voluntad política", dijo el acalde, quien destacó la disminución del coste social y de la incidencia en el tráfico que esta reducción de los plazos ha producido.

Según informó Enrique Villoria, concejal de Obras e Infraestructuras, el coste total de la obra se ha situado en torno a los 1.410 millones de pesetas, unos 325 más que el presupuesto previsto. "No nos hemos gastado como dice Barranco 360 millones más en acelerar las obras. Esa partida no es la mayor de las que han elevado el presupuesto", dijo Villoria. "Las horas de trabajo nocturno se han pagado según la legislación laboral y el convenio de construcción", afirmó.

El concejal de Obras dijo que el mayor coste ha estado motivado por la ampliación en 25 metros de la superficie de la losa que cubre el túnel de Cristo Rey con el fin de permitir el acceso directo de las ambulancias al Hospital Clínico y a la Clínica de la Concepción. "Además, los datos sobre subsuelo que tenía el Ayuntamiento eran incompletos. Se encontró que una de las zonas eran de: escombreras por lo que hubo que poner pantallas de 12 metros cuando estaba previsto poner de nueve metros. Los colectores que pasaban bajo el Arco de la Victoria tampoco pasaban a 12 metros de profundidad sino a 24", dijo Villoria quien añadió que las pequeñas obras que faltan por realizar concluirán en los próximos días.

Villoria indico que el que se ha dado en llamar Faro de Madrid, una farola de 90 metros de longitud cuya iluminación se verá desde la sierra madrileña, se instalará dentro de seis meses cuando estén finalizadas las obras de urbanización y arbolado de la zona, Informa Efe.

Mientras tanto, ayer, un viernes víspera de puente, a últimas horas de la tarde, la visión de las salidas íde Madrid con destino a la carretera de La Coruña desde el Paraninfo eran bastante descriptivas de la mejora del tráfico en esa intersección. "Por algo se han eliminado semáforos", comentaban algunos vecinos de la zona.

Como una seda

Un jubilado definía la situación como una "gozada" y añadió: "va todo como una seda". El conductor de autobús que va de Somosaguas a Moncloa afirmaba, después de 10 viajes, que, de momento, la obra le parecía un éxito.

A pesar de esa fluidez en el tráfico de última hora, otros conductores expresaban sus dudas acerca de la eficacia de las obras y afirmaban que es necesario esperar a que regresen de su puente todos los estudiantes que utilizan la zona. Los estudiantes que sí estavieron presentes ayer en la Ciudad Universitaria eran los de la escuela de Magisterio, situada en la confluencia de las calles Islas Filipinas semiesquina con Cea Bermúdez. Alrededor de las 20.00 horas causaron pequeños problemas de tráfico durante un breve espacio de tiempo al cortar la calle Islas Filipinas como protesta por la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). Minutos después se retiraron del medio de la calle al aparecer la policía.

El gran atasco que se produjo tras la inauguración de los túneles fue normal, a juicio de varios de los conductores consultados, ya que cualquier tipo de celebración o accidente, provoca las molestias que comporta, "más las que se añaden por la curiosidad de conductores curiosos como nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990

Más información