El Gobierno impone que los ministros no se queden sin coche oficial pese a la huelga

El Ministerio de Economía y Hacienda ha impuesto a los trabajadores del Parque Móvil Ministerial (PMM) unos servicios mínimos que incluyen los traslados de altos cargos, a partir de subsecretario. La Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), Comisiones Obreras (CC OO) y la Unión Sindical Obrera (USO) han convocado para el próximo día 7 huelga indefinida entre los trabajadores del PMM, que no secunda la UGT.

Los servicios mínimos decretados por la Administración incluyen todos los altos cargos de los ministerios -excepto los directores generales-, de las Cortes, de la Oficina del Defensor del Pueblo, del Tribunal de Cuentas, del Consejo de Estado, del Consejo del Po der Judicial, del Tribunal Constitucional y de Radio Televisión Española. Asimismo prevé que 61 conductores han de asistir a la Casa Real.En total, Hacienda ha incluido en los servicios mínimos a 279 trabajadores en los servicios centrales, 50 en el Parque Central y 255 en los periféricos Entre estos últimos se garantiza la conducción de los gobernadores civiles. Los tres sindicatos convocantes de la protesta reducían en sus previsiones este número a 162 trabajadores para servicios periféricos, 70 a los centrales y 33 al Parque Central. Las diferencias estriban fundamentalmente en que los sindicatos limitan los servicios mínimos a dos conductores "de incidencias" por ministerio y otro para los gobiernos civiles, mientras que la media decretada por la Administración se acerca a la decena en los departamentos ministeriales y menos de cinco para cada gobierno civil.

La huelga indefinida convocada por los tres sindicatos no es secundada por la UGT, que tiene una representatividad situada en torno al 30%. Representantes de CSIF, CC OO y USO denunciaron ayer al director general del PMM, Domingo Sierra, de coaccionar a los trabajadores al no permitir la entrada de los vehículos oficiales en el Parque Central cuando acudían sus conductores a una asamblea y tras haber trasladado a primera hora de la mañana a los altos cargos a sus despachos.

La negativa de la dirección del PMM originó que de 9.00 a 11.30 horas de ayer dos de los carriles de Cea Bermúdez a su paso por el Parque Central quedaran taponados por los vehículos aparcados en la vía. Una dotación antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía se personó en el lugar y tras una serie de negociaciones se permitió a los conductores aparcar dentro los vehículos.

A partir de las 21.00 horas, el cierre de las instalaciones del PMM provocó que los conductores bloqueran totalmente el paso por la calle Cea Bermúdez. Representantes del comité de huelga presentaron una denucnia contra el director del Parque, Domingo Sierra Sánchez, por impedir la entrada de los vehículos al centro de trabajo. Este periódico intentó ayer infructuosamente ponerse en contacto con la dirección del PMM para recabar su versión de los incidentes de ayer.

Los trabajadores reivindican un ascenso de categoría (de subalternos a profesionales) y un aumento de cerca de 20.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de mayo de 1990.

Lo más visto en...

Top 50