Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una antología de Kalikatres demuestra la libertad de la viñeta

"Y ahora que gracias a tus consejos nos hemos casado, ¡oh sabio Kalikatres!, dinos qué debemos hacer para amarnos toda la vida", pregunta una novia al sabio Kalikatres, y éste responde con su acostumbrada acidez: "Vivir poquito, hijitos, vivir poquito". La viñeta fue publicada en La Codorniz, en 1952, y a juicio de Cássio Loredano, el dibujante que se empeñó en publicar una antología de la obra de Ángel Menéndez, ¡Oh, Kalikatres sapientísimo! (Muchnik), revela toda la frescura que mantiene el autor, un donostiarra de 66 años que ha publicado cerca de 1.000 dibujos, en 37 años, en la prensa española.Durante la presentación del libro, anoche en el Ateneo de Madrid, Lauro Olmo se refirió a Kalikatres como "un anarquizante clérigo". Eduardo Ladrón de Guevara opinó que Kalikatres no es un humorista sino un filósofo. Y Moncho Alpuente señaló además que su anarquismo está no solo en el texto sino en el grafismo.

El texto es igualmente importante. Como escribe Manuel Carreras, Menéndez "fue un contestatario cuando lo usual era el exilio; un hippie cuando la meta era la victoria individual; un iconoclasta cuando se erigían ídolos con pies de barro, y un cínico cuando la meta económica brindaba la posición social" .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 1990