Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los contribuyentes con rendimientos de capital inferiores a 900.000 pesetas podrán hacer declaración simplificada

El Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto en el que se amplía el límite cuantitativo de rendimientos de capital mobiliario que obligan a presentar una declaración ordinaria. Hasta el año pasado, sólo se podían acoger a la declaración simplificada del impuesto sobre la renta (IRPF) los contribuyentes con rendimientos del capital mobiliario inferiores a las 500.000 pesetas anuales. En la declaración de renta de 1989, que puede presentarse desde principios del próximo mes de mayo, ese límite es de 900.000 pesetas. El aumento del límite de rentas de capital que obliga a presentar una declaración ordinaria ha aumentado por tanto en un 80%.El real decreto aprobado ayer también adecúa la escala de la declaración simplificada del IRPF a la tarifa general del impuesto prevista para el ejercicio 1989. A esta adaptación se une la introducción del sistema de devoluciones del IRPF en el impuesto sobre sociedades por el nuevo sistema de gestión tributaria. El objetivo de esta modificación es acelerar y ampliar la eficacia de las devoluciones en el impuesto sobre sociedades.

Estas dos modificaciones se encuadran en el inicio de la campaña del impuesto sobre la renta que comenzará el próximo 2 de mayo, de forma paralela al debate para la reforma de ese impuesto. Precisamente dentro de este debate se celebró ayer una reunión entre el equipo de la Secretaría de Estado de Hacienda con representantes del mundo financiero. En la reunión, los expertos financieros defendieron que se articule algún sistema para evitar las discriminaciones entre las empresas que reciben incentivos fiscales por fusión y las restantes, que no pueden beneficiarse de esta actualización de valores. Junto con esta equiparación defendieron la ampliación de los incentivos fiscales a las empresas que salen a bolsa.

El tratamiento de plusvalías y de capital fue también discutido entre el equipo de José Borrell y los expertos del mundo financiero. Según el secretario general de Hacienda, Antonio Zabalza, unos y otros estuvieron de acuerdo en que convenía dar un tratamiento conjunto tanto a las ganancias de capital o plusvalías como a las rentas del capital. Las discrepancias se centraban en si unas y otras debían tributar dentro o fuera del IRPF, e incluso si tributaban dentro del impuesto sobre la renta si convenía aplicar un tipo impositivo distinto, es decir, una tarifa proporcional en vez de progresiva.

En un receso de la reunión, Borrell aplaudió las opiniones vertidas por el Fondo Monetario Internacional sobre la reforma fiscal en marcha. El FMI ha elaborado, junto con el informe general de la economía española, un análisis sobre la reforma fiscal que aún no se ha hecho público y que el responsable de Hacienda calificó de "razonable".

Ley de Haciendas Locales

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó también ayer otro real decreto para desarrollar los aspectos presupuestarios de la ley de Haciendas Locales. El objetivo de este desarrollo legal es establecer un sistema integral de gestión presupuestaria y financiera para las corporaciones locales. Para conseguirlo se apoyará en dos instrumentos: el de caja única, y la integración presupuestaria de la situación financiera de los entes locales. Las haciendas locales operarán a través de una especie de ley de Presupuestos que se denominarán Bases de Ejecución del Presupuesto.El Consejo de Ministros convocó asimismo una oferta de empleo público que se realizará después de la aprobación de los Presupuestos para 1990. El total de plazas es de 6.404.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de abril de 1990