Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITAS CON LAS URNAS

Vargas Llosa gana la primera vuelta de las elecciones presidenciales peruanas

, ENVIADO ESPECIAL, El novelista Mario Vargas Llosa, de 54 años, y el ingeniero de origen Japonés Alberto Fujimori, de 51 años, tendrán que disputar en una segunda vuelta la presidencia de Perú. Según cálculos extraoficiales en los que coinciden diferentes cadenas de televisión, Vargas Llosa ha conseguido alrededor de un 34% de los votos, y Fujimori, algo más de un 25%.

La sensación se cumplió y se hizo realidad lo que se palpaba desde hacía días en Perú. El Tsunami (maremoto) Fujimori arrasó ayer en las ánforas de votación, rebasó al candidato del APRA, Luis Alva Castro, y disputará la segunda vuelta contra Vargas Llosa. Aunque ayer alrededor de un 9% menos de votos que Vargas Llosa, en la segunda vuelta, en estos momentos, el ingeniero parece con mejores condiciones para atraer al electorado del APRA (Alianza Popural Revolucionaria Americana) y de la izquierda.En su primera aparición tras comocerse las primeras estimaciones, Vargas Llosa ofreció a Fugimori una reunión abierta y transparente "para lograr una fórmula que evite al pueblo peruano una segunda vuelta". Argumentó Vargas Llosa que la situación de Perú es sumamente grave y que dos meses más sin Gobierno y con la incertidumbre del desenlace electoral "agravaría la situación que exige una lectura del resultado electoral de ayer".

El partido en el Gobierno (el APRA) sufrió un tremendo descalabro y su candidato, el economista Alva Castro, apenas rebasó un 15%. Hace cinco años, el actual presidente peruano, el aprista Alan García, rebasó el 45% de votos y no se celebró la segunda vuelta por renuncia del segundo, el candidato de la izquierda entonces unida, Alfonso Barrantes, que obtuvo algo más del 21% en aquella ocasión. Este desastre de ayer del APRA se debe, en gran medida, al frazaso del actual Gobierno, pero, paradójicamente, el resultado de ayer se considera un triunfo personal de García. La candidatura de Fujimori, según un secreto a voces que circula por Lima, parece alentada por García. Con el triunfo de Fujimori, el actual presidente habría matado dos pájaros de un tiro: impedir el triunfo de Vargas Llosa en la primera vuelta, y eliminar a Alva Castro, un adversario político dentro del APRA. García, a pesar de su fracaso como gobernante, puede quedar ahora como líder indiscutible del APRA, y en condiciones de intentar una vuelta a la presidencia dentro de cinco años.

Otro desastre anunciado, que quedó ayer confirmado, fue el de la izquierda peruana. Sumados los porcentajes de los dos candidatos de la Izquierda desunida, Henry Peace Izquierda Unida) y Alfonso Barrantes (Izquierda Socialista) apenas llegan al 12%

El triunfador efectivo de la elección de ayer, el chinito Fujimori, fue el primero en comparecer ante la Prensa, apenas conocidas las proyecciones de la televisión. Fiel a su línea de presentarse como hombre al margen de los partidos, Fujimori declaró: "No soy político profesional y tengo mucha intuición, y creo que lo he expresado". Dijo Fujimori que "no vamos a pactar con ninguno de los políticos" para conseguir votos en la segunda vuelta, pero añadió que espera captar los de todos los grupos que están descontentos con el Frente Democrático (Fredemo), que apoya a Vargas Llosa. Continuó Fujimori explotando de su origen y dijo que espera que Japón acuda en ayuda de Perú para salir de la crisis. La buena imagen de Japón en Perú, el segundo país más querido después de Argentina, se considera como uno de los factores que determinaron el éxito de Fujimori en la elección de ayer.

El resultado fue una auténtica ducha de agua fría para los seguidores de Vargas Llosa. Aunque el novelista ganó ayer, el resultado fue bastante más pobre de lo que esperaban sus seguidores. En estos momentos resulta difícil imaginarse de dónde sacará Vargas Llosa los votos necesarios para vencer a Fujimori en la segunda vuelta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de abril de 1990

Más información

  • El 'maremoto' Fujimori logra el segundo puesto