Más de 150 muertos al arder un transbordador danés

Un balance provisional de más de 150 muertos -probablemente 158, ya que anoche había aún desaparecidos- arrojó la catástrofe ocurrida ayer de madrugada cuando el transbordador danés Scandinavian Star se incendió en el estrecho de Skagerrak, un brazo del mar del Norte que separa las costas suecas y noruegas. Se salvaron 313 personas que consiguieron abandonar el barco poco después de que se declarara el siniestro. El capitán del Scandinavian Star, Hugo Larsen, afirmó que el incendio fue provocado, ya que un primer foco que estalló en la parte inferior fue controlado rápidamente y 15 minutos después surgió otro foco.

Más información

Las policías de Noruega, Dinamarca y Suecia trabajaban ayer conjuntamente para determinar si en la nómina de pasajeros se encontraba algún pirómano con antecedentes en este tipo de delitos. Pero la tarea se hacía dificultosa ya que: no aparecían las listas de pasajeros y dado que cada camarote estaba registrado a nombre de- una sola persona, aunque se alojaran en él varias.El barco partió desde el puerto de Oslo en lanoche del viernes hacia Fredriksharrin, al norte de Dinamarca, cuando justo en la mitad del recorrido, a las 2.15 horas (3.15, hora peninsular española) se dio la voz de alarma. La mayoría. de los pasajeros, que eran principalrriente noruegos y daneses, aunque también había de otras nacionalidades, dormían. La tripulación estaba compuesta por portugueses, filipinos y daneses, lo que al parecer constituyó un problema a la hora de impartir órdenes perentorias por la falta de entendimiento de los respectivos idiomas. El Scandinavian Star está registrado en las Bahamas, pero había sido alquilado una semana atrás por una pequeña empresa naviera danesa llamada Da-No Linea.

Grandes llamaradas

Lo que para muchos había sido previsto como un viaje de placer terminó en una verdadera tragedia. El fuego se propagó rápidamente por la cubierta, iluminando con grandes llamaradas la noche de temperatura invernal pero relativamente serena. De inmediato se impartieron señales de auxilio, que fueron captadas por las embarcaciones que se hallaban en las inmediaciones, así como por las estaciones marítimas costeras de los tres países. En menos de 30 minutos ya se habían presentado en el lugar del siniestro el crucero noruego Nanki Bergesen, con equipos especializados en salvamento de sinies tros marítimos así como de un equipo médico, y otras embarca ciones.

Asimismo, de las estaciones costeras suecas y danesas partie ron helicópteros que sobrevola ron la nave siniestrada, recogien do algunos pasajeros. La eficien cia y rapidez de las operaciones de salvamento disminuyeron en algo la magnitud de la tragedia. Un barco soviético trasladó a unos 50 pasajeros hacia el puerto sueco de Lykesil. La abundancia de material plástico en la construcción del barco produjo una intensa y tóxica humareda que se estima que por sí sola pudo haber provocado la muerte de aquellos pasajeros que tuvieran algún problema respiratorio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

A medida que los helicóptero y botes salvavidas iban recogien do a los pasajeros, eran rápidamente conducidos a los hospitales noruegos y suecos más próxímos, y hasta anoche no se ha informado de ninguna muerte en los centros de asistencia. En las primeras horas de la mañana del sábado el barco sueco Stena Saga recogió del mar los primeros cadáveres, tres adultos y un niño. Los testigos que llegaron inicialmente al barco siniestrado relataron que pese a las angustiosas circunstancias que se vivían a bordo no se notaba el pánico habitual en estos casos. Ello puede deberse en parte a que la mayoría de los pasajeros dormían y no oyeron siquiera las señales de alarma.

Donde la situación fue mucho más caótica durante todo el día de ayer fue en las oficinas de la empresa responsable del barco en Oslo, donde angustiados familiares de las víctimas requerían información sobre su destino. Fueron comprobadas serias deficiencias en el funcionamiento de la empresa, tales como la inexistencia de una lista de pasaje ros completa, y el registro de un solo nombre por cada camarote, lo que hacía incierto el número total de pasajeros, que se estima en 471.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de abril de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50