¿Quién disparó primero?

Un incidente ocurrido el pasado domingo en Creta tiene a las huestes del PASOK y de Nueva Democracia en pie de guerra, a la policía investigando seriamente, a los líderes políticos acusando y a los periódicos polemizando. El caso resultaría divertido, sobre todo ante la falta de anécdotas que enriquecieron anteriores comicios, de no ser porque por medio hay un muerto y varios heridos.Las gentes de Creta tienen fama de gatillo fácil, de amores y odios intensos, ideas fijas y, si se tercia, de practicantes de la vendetta. Son los sicilianos de Grecia. Mitsotakis es cretense, aunque no se ajuste en absoluto a este retrato robot. Pero Creta es socialista, una isla verde (el color del PASOK), y el enemigo azul (el color de Nueva Democracia) nunca es bienvenido.

Más información
Grecia padece cansancio electoral

El pasado domingo, un grupo de partidarios de Papandreu, calentados por un ataque de simpatizantes de la ND a unas oficinas del PASOK en una barriada de Heraklion, intentaron cortar el paso a la caravana del líder conservador, que iba a participar en un mitin en esa ciudad. Piedras verdes, balas azules y un muerto y tres heridos fue el resultado del choque, que ha teñido de sangre una campaña hasta ese momento tranquila. Como para no quedarse atrás, dos días después, dos grupos terroristas casi desconocidos se atribuían una serie de atentados con bomba en Atenas y Salónica, que causaron heridas a un policía e importantes daños materiales.

Mitsotakis consideró el incidente como una prueba, de que el PASOK intenta por todos los medios, incluso los ilegales, "impedir la llegada de la ND al poder". Papandreu, por su parte, denunció las "declaraciones incendiarias" de su enemigo personal y político y le acusó de querer desviar la atención pública del intento de interferir una cadena de televisión prosocialista.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS