Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol cuestiona la "independencia interior" del fiscal Villarejo, aunque sin citarle, en el 'caso Prenafeta'

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, cuestionó ayer públicamente la "independencia interior" del fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña, Carlos Jiménez Villarejo. Pujol aprovechó una conferencia de prensa convocada para dar cuenta de los acuerdos del Gobierno catalán para señalar que desde 1984 -fecha en que se presentó la querella de Banca Catalana- se utilizan "armas no convencionales" para acabar con el Gobierno de la coalición Convergéncia i Unió. Por otra parte, el fiscal general del Estado, Leopoldo Torres, apoyó ayer a Jiménez Villarejo, que en los últimos días ha sido objeto de críticas por parte del Gobierno catalán y de CiU por su actuación en el caso Prenafeta.

Pujol, que tuvo cuidado de no citar en ninguna ocasión a Jiménez Villarejo aunque no quedaban dudas de que a él se refería, indicó que Ios fiscales han de ser objetivos e independientes". "La independencia tiene dos componentes", añadió, Ia independencia exterior, osea que no reciban presiones; y la independencia interior: que un hombre no esté dominado por un parti pris [opción tomada con antelación] muy marcado en un determinado sentido"A una pregunta de si era partidario de que la Generalitat pudiera nombrar el fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña contestó con evasivas diciendo que no era el momento de pronunciarse. El fiscal José María Mena sostuvo ayer que deberían ser los órganos legislativos los que nombrasen al fiscal general del Estado y a los fiscales jefes de los Tribunales Superiores de las comunidades autónomas.

Pujol aseguró que "desde 1984 se utilizan armas no convencionales" contra el Gobierno catalán "en vez de presentar alternativas y programas". "A eso se ha apuntado todo el mundo y es muy pesado aunque tengas la razón", agregó. "Se utilizan cuando con el juego normal no se ha podido romper la posición del adversario".

Apoyo a Jiménez Villarejo

Jiménez Villarejo leyó ayer por la mañana en Barcelona un comunicado del fiscal general del Estado, Leopoldo Torres, fechado en la noche del miércoles, en el que éste recuerda que cualquier actuación del ministerio público "merece el más riguroso respeto a su independencia". Jiménez Villarejo calificó la actitud de la fiscalía general de "muy positiva". Respecto a las críticas a su persona efectuadas tanto por el Gobierno catalán como por CiU, el fiscal jefe manifestó que su contenido podría considerarse como un desacato "pero", dijo "no voy a perder el tiempo en cosas así porque tengo cosas más importantes que hacer".

"Ante determinadas manifestaciones vertidas respecto a la actuación del fiscal jefe de Cataluña, en relación con Lluís Prenafeta, el fiscal general del Estado se ve en la precisión de resaltar que cualquier actuación del Ministerio Público se encuentra siempre constitucionalmente sujeta a los principios de legalidad e imparcialidad", comienza la nota oficial de Leopoldo Torres. El texto añade que las actuaciones del fiscal merecen el más riguroso respeto a su independencia, que "si de un lado le impide participar en el debate político, de otro hace inconveniente que sea objeto del mismo". Torres también expresa que "el respeto a la independencia del ministerio fiscal garantiza el regular funcionamiento de las instituciones y, más particularmente, del Poder Judicial que, en definitiva, es el único legitimado para valorar la procedencia de las acciones ejercitadas por el fiscal". Pujol no quiso pronunciarse respecto a la nota del fiscal general del Estado.

El comunicado de Torres fue bien acogido en la fiscalía barcelonesa cuya plantilla estaba molesta por los diversos comunicados y declaraciones sobre la actuación de Jiménez Villarejo. La nota de Torres también ha sido interpretada en medios de la fiscalía como un signo de vuelta a la normalidad en las relaciones entre ambas jefaturas que pasaron por momentos de crispación la pasada semana, cuando la fiscalía general paralizó la querella contra Prenafeta. A lo largo de la mañana de ayer, se sucedieron 4as llamadas telefónicas en la fiscalía de Barcelona para apoyar la actitud de Jiménez Villarejo.

Respecto a las críticas formuladas desde sectores convergentes sobre el contacto del fiscal jefe con los medios de comunicación, Jiménez Villarejo precisó que se atenía a lo que establece en este sentido el estatuto de la carrera fiscal.

El grupo de 26 abogados de Barcelona que ejercerá la acción popular contra Prenafeta presentó ayer la querella en el Juzgado de Guardia, aunque esta acción será acumulada al procedimiento ya iniciado en el Juzgado de Instrucción número 26. Esta parte solicita que se remita al juzgado la documentación recogida en la investigación de la fiscalía. Asimismo, también solicitan que Prenafeta sea llamado a declarar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 1990

Más información

  • El fiscal general del Estado respalda al de Cataluña frente a las críticas de la Generalitat