El peligroso 'salto' del toro 'Sultán'

El semental se recupera tras una operación para implantarle un ligamento artificial en una pata

Sultán no es un toro cualquiera: padre de 10.000 terneros a sus ocho años, otras 20.000 vacas esperan una cría suya y 50.000 dosis de su esperma aguardan turno. El miércoles fue operado de ligamentos, en Alicante, para curarle la lesión que sufrió en la rótula mientras cumplía la función para la que fue comprado en Canadá: proporcionar dosis masivas de semen para mejorar la cabaña ganadera.

Ayer mismo, Juan Hormaechea, presidente del Gobierno cántabro, declaró que probablementese trasladará a Alicante para recoger al toro cuando se recupere de la operación. Hormaechea recibe información diaria sobre la convalecencia de Sultán.

A la entrada de la Policlínica Veterinaria Raspeig, un toro permanece en un pequeño establo. La avalancha de visitantes que ha acudido a la clínica, en la localidad alicantina de San Vicent del Raspeig, pregunta si es Sultán. La respuesta, negativa, tranquiliza a los curiosos, porque el animal en cuestión no presenta ningún rasgo especial que justifique el revuelo que se ha armado.

El semental mide cerca de tres metros y medio de largo y pesa alrededor de 1.000 kilos -aunque ahora ha perdido 250- Manuel Rodríguez, responsable de la clínica veterinaria, sujeta al toro por una anilla que lleva en la nariz y le obliga a levantarse. El animal, remolón, se pone en pie mientras Rodríguez lo señala y dice: "El mejor síntoma de que ha ido bien".

Ayuda de un tornero

Sultán, cuenta Manuel Rodríguez, salta una o dos veces por semana. Un toro no puede eyacular si no se sitúa en la posición correcta, es decir, con las patas delanteras sobre la vaca. En ocasiones, ni tan siquiera resulta imprescindible la presencia de un animal hembra. Se le excita con otro toro y en el momento en el que va a eyacular se le desvía el pene para introducirlo en una vagina artificial.

La lesión de Sultán, que se produjo mientras efectuaba un salto para eyacular, se denomina rotura de ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda. La lesión produce intensos dolores y suele degenerar en artrosis, por lo que la práctica totalidad de los toros afectados por esta dolencia terminan en el matadero.

Sultán llegó a Alicante en un camión de grandes dimensiones en el que los responsables del Ejecutivo cántabro no escatimaron ningún detalle para su comodidad. Incluso el pienso y la paja que come han sido traídos desde Cantabria, a fin de no alterar su alimentación. Para trasladarlo, ya dentro de las instalaciones de la clínica, se dispuso una mesa hidráulica capaz de mover un total de 3.500 kilos. Sultán permaneció alrededor de cuatro horas en el quirófano.

La operación fue planeada hasta los últimos detalles- Por ejemplo, fue preciso recurrir a un tornero para fabricar unas guías con las que taladrar los huesos del semental, y, también por primera vez, se suministró anestesia gaseosa a un toro.

Los veterinarios, que filmaron toda la intervención quirúrgica, estiman en un mes el período posoperatorio y llevan a cabo diariamente análisis de sangre y radiografias para evitar posibles infecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de marzo de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50