Hacienda inicia el envío de 14 millones de tarjetas con el número de identificación fiscal

En las próximas semanas, cerca de 14 millones de contribuyentes recibirán en sus domicilios unía tarjeta con su nombre, apellidos y el número de identificación fiscal, que es el mismo que el del carné de identidad más una letra de control. El objetivo del Ministerio de Hacienda es tener perfectamente identificados a los contribuyentes y detectar errores "voluntarios o no" en la información que se recibe por diferentes vías. El secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, negó ayer que por este nuevo método se atente al derecho a la intimidad: "No se trata de implantar en la administración tributaria un sistema policial", sino de que, "si queremos tener impuestos eficientes, tenemos que disponer de un sistema eficaz para identificar a las personas".

Más información

Hacienda dispone en estos momentos, de información suficiente como piara hacer una radiografía de la situación personal y patrimonial de un gran número de ciudadanos, sobre todo, de los que pagan impuestos. Además de lo que cada uno declara, la administración tributaria obtiene datos de las cuentas corrientes y de las retenciones que se ingresan por los rendimientos del trabajo personal o del capital, entre otros métodos.Pero este enorme cúmulo de información presenta fallos. Algunas veces son errores del propio ministerio a la hora de introducir los datos en el ordenador y, otras veces, el propio contribuyente intenta una maniobra de despiste alterando los números de su carné de identidad en las declaraciones de impuestos y otras operaciones.

El caso más llamativo es el de las cuentas corrientes. Cada año, Hacienda recibe 120 millones de, datos correspondientes a los depósitos bancarios y de ellos, al menos en tres millones no figura el DNI o el que se consigna es erróneo. Lo mismo ha ocurrido recienitemente con la información proporcionada por las entidades financieras, tras una persuasiva batalla legal, sobre los titulares de pólizas de prima única o cesiones de créditos.

Hacienda pretende ahora, con la implantación del número de identificación fiscal (NIF), casar sin. errores de identificación la información que se recibe por diferentes canales. Para ello, según el secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, "de la colaboración que presten las entidades financieras dependerá de si existen problemas de identificación, ya que "en una sociedad moderna no vale con utilizar el nombre y los dos apellidos, hace falta algo más".

Bajo control

Ese algo más es, según el ministerio, el NIF que será para cada contribuyente el mismo que el de su carné -de identidad más una letra de control. Esta letra mayúscula servirá para detectar errores en el DNI consignado, mediante un código interno que forma parte de los misterios de la informática. Cuando el Ministerio del Interior ponga en marcha los nuevos carnés de identidad, en ellos figurará esta misma letra de control, junto al número del DNI.

Según Borrell, con todo ello no se vulnera el derecho constitucional a la intimidad, ni se pretende de esta forma convertir a la administración tributaria en un "Estado policial". "Si queremos tener impuestos eficientes", añadió, "tenemos que contar con un sistema eficaz para identificar a los contribuyentes".

El NIF será obligatorio a partir del próximo septiembre

, El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto "por el que se regula la composición y forma de utilización del número de identificación fiscal". Una vez que los contribuyentes reciban la tarjeta con el NIF, su utilización será obligatoria a partir del próximo mes de septiembre para las personas fisicas (incluidos los menores de edad), mientras; que los empresarios y profesionales seguirán utilizando su actual código de identificación.

El número de identificación fiscal deberá figurar en las siguientes operaciones:

Facturáis. Cuando se expidan o reciban facturas o documentos corno consecuencia de operaciones realizadas.

Rendimientos. Cuando se paguen o perciban rendimientos del trabajo personal o del capital mobiliario.

Seguros. Cuando se contraten operaciones de seguro o financieras, se materialicen apor taciones a planes de pensiones o se perciban las correspondien tes prestaciones.

Inmuebles. Cuando se consti tuyan, adquieran, transmitan, modifiquen o extingan la propiedad u otros derechos reales sobre bienes inmuebles.

Declaraciones. Cuando se formulen declaraciones, comunicaciones o se presenten escritos ante la Administración Tributaria.

Cuentas corrientes. Cuando se realicen operaciones con entidades de crédito, tales como aperturas de cuentas corrientes, constitución de depósitos, préstamos, etcétera.

La no comunicación del NIF puede dar lugar a sanciones de hasta un millón de pesetas, la congelación de la cuenta corriente o libreta de ahorro (no realizar en ellas nuevos cargos o abonos) o la cancelación de préstamos. La entidad dispone de un mesl partir de la constitución del depósito, la apertura de la cuenta o la formalización del préstamo para informar a Hacienda de los clientes que no hayan facilitado su NIF. Además, los titulares de operaciones realizadas con anterioridad a la entrada en vigor del NIF tendrán tres meses a partir de septiembre para comunicar su NIF a la entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de marzo de 1990.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50