Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
NIMES

Canelita en rama

Para un comienzo de feria tan importante no pudieron buscar mejor ganado. Canelita en rama eran los novillos. Muchas representaciones así de continuo por Europa y nos bailan el agua en Estrasburgo hasta cansarnos; y es que esos novillos fueron bravos, nobles, repetidores, como para sí los quieren los toreros aunque luego, como ayer, les flaqueen el quehacer.Flaquear el quehacer y no comerse el mundo es grave en edad agraz y no digamos si peritas en dulce se van al desolladero con las orejas puestas, aunque al último le robaran de sobaquillo un apéndice.

Con unos novillos como éstos, tras la actuación de ayer, bien deben Loré y Ubrique replantearse el futuro. El toreo que es entrega, sentido, distancias, temple y colocación, entre otras cosas, les viene grande a estos jóvenes del mano a mano inaugural. Pegar pases lo hicieron a lo largo de las dos horas y media de festejo.

Domínguez / Loré, Jesulín

Novillos de María Luisa Domínguez, bravos. Denis Loré: vuelta; aviso y división; aviso y palmas. Jesulín de Ubrique: vuelta; aviso y vuelta; oreja. Arenas de Nimes. 23 de febrero, primer festejo de feria.

Buscaron la ligazón perfilera que dicen en el sitio, que no es más que poner el collar al perro y mientras la excelente embestida pastueña de los astados levantaba exclamaciones en un público que abarrotaba hasta el techo este anfiteatro cubierto.

Pocas novilladas saldrán a lo largo de la temporada tan completas de principio a fin: cabecitas cómodas, para estar a gusto delante, dicen en la jerga; trapío sin asustar y esa embestida de dulce lejos de la condición más agresiva de este hierro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 1990