Un ex primer ministro belga, en el centro de un nuevo escándalo

El polémico ex primer ministro belga Paul Vanden Boeynants, procesado en el pasado por evasión fiscal y negocios irregulares y víctima el año pasado de un misterioso secuestro, se ha convertido en el centro de un nuevo escándalo de drogas, sexo y alcohol en Bruselas.El escándalo estalló con las declaraciones de una ex prostituta a la cadena privada de la televisión flamenca VIM, en las que afirmó que importantes personalidades de la sociedad belga habían sido clientes asiduos de una red de prostitución que regentaba en Bruselas a finales de los años setenta. Maud Sarr citó también a dos altos magistrados -un ex fiscal general del Tribunal de Bruselas y el procurador del Rey en Nivelles- y evocó una serie de "bailes rosas" en los que "se esnifaba sin límite cocaína y se bebían ríos de champaña". También acusó a Vanden Boeynants de pervertidor de menores.

Tanto el ex primer ministro como el procurador Jean Depretre y el ex fiscal Jean-Pierre Jaspar han negado cualquier relación con la prostituta.

Vanden Boeynants, que mantiene que "toda esta historia es una mentira de principio a fin", presentó ayer una queja oficial contra la prostituta, el mismo día en que hace un año fue liberado, tras un mes de secuestro y el pago de un rescate.Las declaraciones de Sarr han empujado a la Justicia belga a comenzar una nueva investigación sobre el caso.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS