Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ligero respiro

La indefinición vuelve a ser la tónica dominante en unos mercados demasiado sensibles hacia cualquier presión, aunque en esta ocasión el reflejo de la situación internacional ha resultado beneficioso. El efecto más inmediato de la tranquilidad que impuso Wall Strect en su apertura ha sido una nueva retirada de papel, lo que permitió que las últimas operaciones del día registraran un pequeño giro positivo. El índice del mercado madrileño pasó de ceder medio punto al cierre de la sesión matinal a ganar 60 centésimas al término de la jornada. Este respiro de la Bolsa se produce en medio de las tensiones que padecen los mercados monetarios, a los que hubo que inyectar liquidez en abundancia, en primer término, para proceder después a un drenaje asimismo importante.Esta jornada resultó, incluso dentro del ambiente indeciso y apagado de la mañana, mucho más relajada que la anterior, a pesar de que sigue pesando sobre el mercado la presión de un papel del que se conoce tan solo una pequeña parte, aquella que decide cruzar operaciones cuando la ocasión es más o menos propicia. El dinero continúa limitándose a jugar muy en corto y la mayoría de las veces en aquellos valores cuya liquidez está medianamente garantizada. Las enseñanzas del último movimiento alcista, con bastantes problemas de liquidez a la hora de las realizaciones, ha convencido a los inversores de la necesidad de mantenerse al margen, al menos en tanto las cosas no estén totalmente claras. El volumen negociado no varió demasiado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990