Maragall ofrece al Gobierno más coordinación para Barcelona 92

El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, ha planteado al Gobierno reforzar la coordinación del proyecto olímpico sin recurrir necesariamente a una reestructuración del Comité Organizador Olímpico Barcelona 92 (COOB). En un informe remitido al presidente del Gobierno, Felipe González, el alcalde plantea que la principal asignatura pendiente de Barcelona 92 es lograr una completa coordinación entre todas las instituciones implicadas, reforzando la operatividad del grupo de trabajo que, a modo de estado mayor, reúne a representantes del Gobierno, del Ayuntamiento, de la Generalitat, del holding olímpico y del COOB.

En su informe al presidente del Gobierno, remitido a finales de la semana pasada según las fuentes consultadas, Maragall apuesta por el citado grupo de trabajo como el máximo órgano de coordinación. El alcalde plantea al Gobierno que los miembros de este estado mayor deberían disponer de un alto nivel de operatividad ante las instituciones que representan. El grupo de trabajo lo integran: Maragall, en calidad de alcalde y presidente del COOB; Javier Gómez Navarro, secretario de Estado para el Deporte; Josep Miquel Abad, consejero delegado del COOB; Santiago Roldán, presidente de la sociedad Holding Olímpico, SA, y Josep Lluís Vilaseca, en representación de la Generalitat.

Samaranch

En la entrevista celebrada el pasado domingo en Lausana (Suiza), Maragall pidió a Juan Antonio Samaranch que el Comité Olímpico Internacional (COI) también esté representado en el grupo de trabajo. En su momento, el alcalde reclamó que el representante de la Generalitat fuese el conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Molins. El alcalde pide también la constitución de la comisión que coordine la intervención de los distintos ministerios.En el mismo informe, Maragall plantea que el actual funcionamiento del COOB, el consorcio encargado de la estricta organización de los Juegos, se ajusta a las necesidades de los mismos. Todo indica que la respuesta del Gobierno a los planteamientos del alcalde determinará la definitiva configuración del cada vez más complejo organigrama olímpico. Tras la conflictiva inauguración del Estadio de Montjuïc, el Ejecutivo reclamó un mayor control sobre Barcelona 92. Asimismo, Samaranch ha pedido a Felipe González un mayor compromiso del Estado, proponiendo incluso la creación de un ministerio para el deporte.

Todos los factores citados han resucitado en las últimas semanas la eventual designación de un vicepresidente ejecutivo del COOB, fórmula que el Gobierno propuso hace año y medio, y fue rechazada por Maragall. Fuentes socialistas indicaron ayer que el PSC "no avala" la creación de la citada vicepresidencia. Las mismas fuentes calificaron de "imprudencia temeraria" cualquier modificación de la cúpula del COOB a dos años vista de los Juegos Olímpicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50