Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJAR EN CERCANÍAS

"El plan de lejanías"

El Plan de Cercanías Ferroviarias, concebido en 1973, actualizado en 1977 e iniciado a comienzos de la década de os ochenta, es más bien un Plan de Lejanías. Se hace mucho menos de lo que se anuncia y además la realidad desborda incluso las previsiones de demanda que figuran en dichos anuncios. Los responsables -Renfe, Ministerio de Transportes y Comunicaciones y Consorcio regional de Transportes- están desbordados por el problema, no terminan de concretar la continuación del plan y, lo que es más grave, no cuentan con los recursos económicos necesarios para acometer una ampliación urgente del mismo.A finales del año pasado el ministro de Transportes, Turispo y Comunicaciones, José Barrionuevo, reconocía que se habían alcanzado ya las previsiones hechas por Renfe para 1991. Sin embargo, la única solución adoptada a corto plazo ha consistido en hablar con las empresas suministradoras de material ferroviario para intentar reducir los plazos de entrega de las 100 unidades de cercanías contratadas el año pasado.

La situación del servicio ferroviario de cercanías pone cada día de manifiesto que los planes de la Administración siguen por detrás de las necesidades reales. Para 1991 Renfe preveía ofrecer en cada una de las horas punta, comprendidas entre las seis y las nueve de la mañana, 74.500 plazas de cercanías. La demanda, sin embargo, ha aumentado en los últimos meses hasta el punto de obligar a la empresa a incrementar su oferta hasta las 73.000 plazas por hora con una ocupación casi total.

Según datos de Renfe, en la actualidad ya son 305.000 viajeros diarios los que utilizan en la actualidad las líneas de cercanías. La más cargada es la de Embajadores-Móstoles con 87.000 viajeros.

Otras líneas como AtochaFuenlabrada y Chamartín-Guadalajara llevan 55.000 viajeros diarios, mientras la de Cantoblanco-Alcalá es utilizada por 28.000 personas, la que va a Parla transporta a 25.000 y la que va a Villalba es utilizada por 23.000 personas diarias.

Fórmulas insuficientes

Para paliar en parte este crecimiento no previsto de la demanda Renfe se ha visto obligada en los últimos meses a duplicar el servicio en algunas líneas -dos trenes en vez de uno cada 15 minutos en líneas como la de Fuenlabrada-, ha tenido que trasladar a Madrid unidades de otras provincias como Sevilla o León y ha incorporado las 10 unidades contratadas y recibidas hasta el momento.

En la última reunión del consejo de administración de Renfe los responsables de la compañía evaluaron en 473.450 milones el importe de la inversión que habría que realizar en cercanías para toda España.

Sin embargo, mientras el Gobierno no arbitre las fórmulas necesarias para financiar el proyecto, éste no será más que una declaración de intenciones que se sumará a las realizadas desde 1973, año en que fue concebido el plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 1990