Los implicados en el 'caso Uteco' negaron que sacaran 177 millones de la Caja Rural de Jaén

Los principales implicados en el caso Uteco Jaén, entre ellos Domingo Solís Ruiz, hermano del ex ministro franquista José Solís, y Felipe Solís, hijo del anterior, negaron ayer los delitos de falsedad de documento y apropiación indebida que les imputa el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Jaén, Luis González, por sacar la cantidad de 177 millones de pesetas de aquella entidad. Ayer empezó el juicio, cuya conclusión está prevista para el viernes día 19.

TRIBUNALESLuis González, en su informe provisional, demanda un total de 37 años de cárcel para los tres principales encausados. El caso motivó, en septiembre de 1982, la intervención de la Caja Rural Provincial de Jaén por el Banco de España, que tuvo que invertir 33.000 millones de pesetas para sanear económicamente esta entidad, así como la Unión Territorial de Cooperativas del Campo (Uteco) y la Cooperativa Provincial Agrícola (CPA). Domingo Solís presidía entonces los consejos rectores de estas dos entidades.Felipe Solís Pérez, de 51 años, ex director del departamento de exportación de Uteco, y Ricardo Cruz Tuñón, de 55 años, ex director general de la Caja Rural Provincial de Jaén, rechazaron ante el tribunal -presidido por el magistrado Luis García-Valdecasas- haberse apropiado de 177 millones de pesetas de la entidad.

Según el fiscal jefe González, Felipe Solís, hijo de Domingo Solís, "de común acuerdo con Ricardo Cruz Tuñón, sacó de la Caja Rural Nacional con autorización de su presidente, Domingo Solís Ruiz, (que también presidía la Caja Rural Provincial de Jaén), la cantidad de 177 millones de pesetas". "La salida de este dinero carecía de toda justificación contable", expresó el fiscal "Los tres procesados dispusieron de él sin autorización del consejo rector de Uteco-Jaén y de la Caja Rural Provincial, entidades que sufrieron el correspondiente quebranto patrimonial.

Según estos tres procesados, el consejo rector de la Caja Rural Provincial de Jaén conocía tácitamente el destino de los 177 millones de pesetas. "El ambiente de los miembros del consejo era favorable", señaló Solís.

Felipe Solís y Ricardo Cruz Tuñón aseveraron al tribunal que entregaron los 177 millones de pesetas a José Terceiro Lomba, catedrático de Estructura Económica, como pago de su minuta por la prestación de servicios a Uteco. Sin embargo, Terceiro con quien ambos contactaron en 1982 para que gestionase un préstamo de la banca suiza tendente a sanear económicamente a Uteco, sólo admite haber recibido ocho millones de pesetas. El procesamiento contra Terceiro fue revocado por la Audiencia Nacional.

Felipe Solís, Ricardo Cruz y Domingo Solís explicaron el hecho de carecer de justificante de la entrega a Terceiro de ese dinero por la relación de confianza: "Era catedrático y me pareció una persona de mucha garantía personal y moral", dijo Domingo Solís.

Seis meses en la cárcel

Estos tres procesados estuvieron a raíz de este escándalo seis meses en la prisión de Carabanchel (Madrid), acusados de evasión de capitales, delito del que fue absuelto Domingo. Su hijo Felipe y Ricardo Cruz fueron puestos en libertad en virtud de una laguna legal existente entonces sobre la materia.El fiscal González acusó también a Domingo Solís de disponer, "sin conocimiento del consejo rector de la entidad [la Caja Rural Provincial de Jaén] de casi 1,5 millones de pesetas para financiar la campaña electoral del partido Acción Social Agraria", que concurrió a las elecciones de junio de 1977 con Domingo Solís como primer candidato por Jaén. Según el fiscal, esta cantidad la extrajo de la llamada caja B o extracontable", existente entonces en la Caja Rural jiennense.

Ricardo Cruz declaró que la citada caja extracontable "era como un bote" que pertenecía a todos los empleados. "Ese dinero lo utilizábamos para cosas de difícil justificación, como comílonas", aclaró.

El fiscal mantuvo, asimismo, que Cruz Tuñón "prevaleciéndose de su cargo como director de la Caja Rural Provincial de Jaén, dispuso, en beneficio propio, de 3.327.600 pesetas". Cruz Tuñón afirmó que ese dinero se lo debía la caja a él por atrasos de su salario. El fiscal jefe indicó también que Domingo Solís, cuyo abogado defensor es José María Stampa Braun, y Ricardo Cruz, "con la aquiescencia pasiva del consejo rector de la Caja Rural Provincial de Jaén, utilizaron repetidamente recursos ajenos de la entidad para financiar desmesuradamente a Uteco y a la CPA, llevando a la Caja Rural, con esta irracional política crediticia de concentración de riesgo, a un caos financiero".

Con aquiescencia de Domingo Solís, y para ocultar al Banco de España el nivel real de endeudamiento de la Caja Rural, Ricardo Cruz "alteró el balance relativo a los descubiertos totales de la entidad", en palabras del fiscal. Felipe Solís afirmó ayer que está dispuesto a someterse a un detector de mentiras para demostrar su inocencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50