Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre se atrinchera en su casa en ruinas

Eduardo Girón Sacristán permanecía ayer encerrado a cal y canto en su casa del número 23 de la calle de Topete, en el distrito de Tetuán, que no piensa abandonar, según sus porpias palabras, hasta que el Ayuntamiento le facilite otra vivienda. Eduardo Girón afirmó ayer que está muy nervioso, y que eso explica el que el martes amenazara con "provocar una matanza" a los policías municipales que fueron a proceder al desalojo de la casa. Girón ha electrificado la reja de la ventana y se ha fabricado un cóctel molotov.La vivienda, una vieja edificación, fue declarada en ruinas por el Ayuntamiento en 1982, aunque siguió estando ocupada de forma habitual hasta hace poco más de dos años. En octubre de 1988, Eduardo Girón recibió 110.000 pesetas para que buscara un piso en alquiler, lo que hizo. Sin embargo, cuando se le acabó el dinero, el hombre volvió a la casa -habitada por su familia durante 50 años-, aunque sólo para dormir.

Otras cuatro viviendas de la misma calle, también declaradas en ruina, fueron derribadas por empleados municipales el martes. Ayer, la casa ocupada por Girón, separado y con tres hijos solador de profesión, permanecía bajo vigilancia policial, aunque el desalojo forzoso del inquilino no se había llevado a cabo al cierre de esta edición. Un numeroso grupo de vecinos del barrio per manece también en las cercanías a la espera del desenlace y en solidaridad con el encerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990