Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres muertos por el temporal de viento y lluvia

Tres personas han perdido la vida como con secuencia del fuerte temporal de viento y lluvia que afecta a Galicia, la cornisa canlábrica, y León y Extremadura. Cortes en el suministro eléctrico y telefónico, árboles y muros derrumbados, carreteras y, vías férreas cortadas y aeropuertos cerrados son algunos de los daños causados. Debido a las altas temperaturas y los fuertes vientos, los incendios asolaron amplias zonas de Asturias, Cantabria y el País Vasco. Las predicciones metereológicas señalan para hoy la persistencia de vientos y lluvias en amplias zonas, aunque con leve mejoría.

El emporal que azota Galicia mediados de semana ocasionó la muerte en la madrugada de ayer de Un conductor, Ramón Muñiz Domínguez, que perdió el control de su vehículo como consecuencia de! exceso de agua en la carretera y se estrelló contra un muro en Vilagarcía (Pontevedra), informa Xosé Manuel Pereiro.

Los vientos, que superaron los 120 kilómetros por hora, y las fuertes lluvias afectaron sobre todo a las zonas costeras del sur de La Coruña y de la provincia de Pontevedra, ocasionando centenares de cortes en suministro eléctrico v telefónico y, la caída de árboles, farolas y elementos de edificios. El techo de la estación de autobuses de Vigo tuvo que ser afianzado de nuevo en la madrugada de ayer, un día después, de ser maugurada. En la misma ciudad el viento derrumbó un muro de piedra que aplastó varios coches que estaban aparcados sin causar victirnas.

El fuerte temporal en el mar mantiene amarrada la flota de basura de todos los puertos gallegos, que posiblemente no saldrán a faenar esta semana. En Cáceres 70 personas quedaron aisladas en el hipermercado Udaco. Las aguas rodea ron el edificio y resultaba imposible salir del establecimiento.

Un camión de bomberos que acudió a evacuar a las personas resultó atrapado y se requirió la presencia de otro transporte de mayor envergadura para rescatar el vehículo de los bomberos, irforma Pedro Jara.

En Asturias una persona resultó muerta, siete heridas y 12 familias se quedaron sin vivienda como consecuencia de los incendios declarados en la madrugada del sábado en los conecejos mineros de Aller y Mieres a causa del fuerte viento. La lluvia fue comenzo a caer en las primeras horas de la mañana alivió la situación, que durante el día de ayer fue estacionaria, informa Mario Bango.

Infarto

Plácido Fernández Llanos, de 61 años, falleció por un infarto de miocardio cuando participaban las labores de extinción de incendio de Moreda, que destruyó por completo seis vivencias y numerosos establos.

Una persona identificada como Isidoro Llamazares, de 38 años, murió ahogada a última hora de la tarde del viernes presumiblemente a causa del temporal de lluvia y, viento que ha afectado a la provincia de León durante los últimos días, informa Antonio Núñez. El cadáver rescatado a las nueve de la noche en el lugar conocido como el Pantanín de Santa María, que registraba un aumento espectacular en su nivel de agua. No obstante, fuentes de Protección Civil y familiares del fallecido no descartan que su suerte se debiera a un accidente o, incluso, a un suicidio, considerándose improbable que fuera arrastrado por alguna corriente repentina de agua.

En Salamanca, como consecuencia de las lluvias y del deshielo de la sierra de Gredos, la entrada de hasta 2.200.000 litros por segundo de agua en el pantano de Santa Teresa obligó ayer tarde a desembalsar 554.000 litros por segundo, a pesar de que ello representaba el riesgo de inundación de algunas zonas ribereñas del río Tormes a lo largo del tramo situado entre Guijuelo y Ledesma, en un recorrido de unos 90 kilómetros, informa Ignacio Francia. Protección Civil de Salamanca tenía dispuestas las medidas necesarias para evacuar a personas residentes en zonas próximas al río en caso de necesidad, ya que el nivel de las aguas podría elevarse hasta un metro si durante la noche se mantenía la, apertura de compuertas de la presa, que se encuentra a 50 kilómetros de Salamanca.

En Zamora, vientos cercanos a los 100 kilómetros por hora, acompañados por lluvias intensas en algún caso, han provocado problemas en varias carreteras secundarias desde la tarde del viernes, especialmente en la zona de Benavente, donde ayer se mantenía una carretera cortada por desbordamiento del río Órbigo, entre las localidades de Santa Cristina de la Polvorosa y, Arcos de la Polvorosa, informa José Lera.

El temporal ha producido en el resto de Castilla y León lluvias esporádicas pero muy intensas y vientos huracanados que en Segovia llegaron a alcanzar los 140 kilómetros por horas, en Burgos, 100 y en toda la comunidad se mantuvieron en una media superior a los 60, informa Luis Miguel de Dios.

En Cantabria, una decena de carreteras comarcales estuvieron durante horas cortadas parcialmente por la caída de grandes árboles abatidos por el viento de suroeste, que en la zona de Reinosa llegó a alcanzar durante la madrugada una velocidad de 145 kilómetros por hora, informa Jesús Delgado.

En el aeropuerto de Paravas, al otro lado de la bahía de Santander, se registraron rachas de hasta 130 kilómetros por hora. El aeropuerto de Santander estuvo cerrado al tráfico aéreo.

En el medio rural se declararon 10 orandes incendios forestales cuyas extención resultaba ayer muy difícil.

También en Vizcaya, el fuego ha hecho acto de presencia en los montes y bosques en pleno diciembre, informa Victorino R. de Azúa. La prolongada sequía, temperaturas anormalmente altas y, fuertes vientos provocaron ayer la proliferación de incendios forestales. Los servicios de extinción no daban abasto para sofocar las llamas.

La aparición del fuego se ha debido a la coincidencia de varios factores anormales. Euskadi vive los meses con menores lluvias desde hace 45 años, según reflejan las estadísticas del consorcio de aguas. Las temperaturas durante las dos primeras semanas de diciembre resultan insólitas. Los termómetros del centro de BiIbao registran 20 grados a medianoche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1989

Más información

  • El huracán originó incendios forestales, derrumbamientos y cortes de carreteras y vías férreas