Corcuera ataca al Supremo y a la Prensa por el 'caso Alcalde'

El ministro del Interior José Luis Corcuera, criticó ayer en París la decisión judicial de que el diputado electo de Herri Batasuna Ángel Alcalde, presunto miembro de ETA pediente de juicio, fuera puesto en libertad para que acudiese a la sesión constitutiva del Congreso. Corcuera dijo que la policía le busca ahora " por mandato de quienes anteriormente tomaron la decisión de ponerle en libertad". El Gobierno, por otra parte, teme que los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) hayan vuelto a resurgir. Ayer, dos supuestos terroristas de esa organización hirieron de gravedad en Valencia a un coronel del Ejército.

"Siento muchísimo que tengamos que detenerle [a Alcalde] por segunda vez", comentó Corcuera en la capital francesa, adonde acudió para participar en una reunión de ministros de Interior de los doce, el denominado grupo de Trevi. "No ha sido el ministro del Interior, no ha sido el Gobierno, el que puso en libertad a don Ángel Alcalde. Fueron los jueces". Estas declaraciones se producen al día siguiente de que Alfonso Guerra despertara gran malestar en el Tribunal Supremo por sus comentarios sobre el caso. José Luis Corcuera amplió esas críticas gubernamentales haciéndolas extensivas a los medios de comunicación: "El cinismo con que se está tratando este tema me alarma", dijo.

En Valencia, el coronel Juan Marco Arnau, segundo jefe del Estado Mayor de la región militar, resultó ayer herido grave por disparos realizados por dos jóvenes terroristas, supuestos miembros de los GRAPO. A esta organización le atribuyen algunas fuentes el atentado que se produjo el pasado miércoles en Madrid contra un comandante, también herido grave. Ambos hechos, sobre todo el de Valencia, hacen temer al Gobierno el regreso de los GRAPO.

Por otra parte, la policía recogió ayer en Madrid un paquete con cuatro kilos de explosivos sin detonante frente al despacho del abogado Fernando Salas,que ejerce la acción popular contra los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). Un anónimo comunicante advirtió previamente que este grupo terrorista amenazaba de muerte a Salas.

Páginas 19 a 21

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS