Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento ofertó 130 millones por Cava Baja, 30 el triple de lo pagado oficialmente por Dainursa

El Ayuntamiento de Madrid ofertó 130 millones de pesetas por la compra del edificio de Cava Baja, 30, en ese momento afectado por un expediente de ruina. Los propietarios, que no aceptaron la oferta, vendieron, sin embargo, oficialmente el inmueble en 40 millones a la empresa Dainursa, participada por el concejal del CDS Ramón Tamames, según se hizo constar en la escritura ante notario. La existencia de la oferta municipal fue revelada durante una de las sesiones de la comisión que investiga los expedientes de casas en ruina.

La reunión celebrada el pasado 4 de diciembre por la Comisión de Investigación para el Análisis de los Expedientes de Ruina sirvió para conocer nuevos e importantes datos sobre la actuación municípal en el edificio de Cava Baja, 30. Este edificio, del que se desalojó a la fuerza a los vecinos recientemente, fue declarado en ruina el pasado 8 de agosto, ocho rneses después de que la empresa Desarrollo Agrario, Industrial y Urbano, SA (Dainursa), constituida el 4 de octubre de 1988, comprara el inmueble.Los datos aportados por el jefe de la División de Rehabilitación de la EMV, Miguel Palmero, a preguntas del representante socialista en la comisión Luis Larroque, revelaron que la EMV intentó a partir de enero de 1986 comprar el edificio para su rehabilitación. Palmero informó a la comisión que los primeros contactos los realizó él personalmente sin conseguir llegar entonces a un acuerdo, con la propiedad.

Según indicó Palmero, en enero, o febrero de 1988, la EMV retomó la negociación con los nuevos dueños al haber fallecido una de las antiguas propietarias. Los propietarios, según Palmero, manifestaron primero,, que ya tenían otras ofertas, aunque luego indicaron que era posible que ellos mismos realizaran directamente promoción inmobiliaria.

Siempre a preguntas de Larroque, Palmero informó que su departamento ofertó 80 millones antes de que en marzo de 1988 se incoara el definitivo expediente de ruina. Cuando éste fue incoado, la oferta ascendió hasta los 130 millones, pues se tuvo en cuenta el coste que para el Ayuntamiento podía tener el realojo de los vecinos. "Todavía no se había producido el cambio de propiedad y, al parecer, en ese momento existía una oferta privada de 110 millones", dice textualmente el acta de la sesión de la comisión que ayer fue aprobada.

La última propuesta municipal se produjo en el verano de 1988. La oferta no fue aceptada. De haberlo sido, el Ayuntamiento habría rehabilitado el edificio y habría dado la oportunidad a los 39 inquilinos de optar por volver a la finca o quedarse en otro piso rehabilitado de la zona mediante e pago de un alquiler tasado y subvencionado según los casos.

Sin embargo, y según la copia de la escritura pública entregada a los grupos políticos junto al expediente de la finca, el inmueble, de 3.217 metros cuadrados construidos, fue vendido el 1 de diciembre de 19,88 a la empresa Dainursa en 40 millones de pesetas.

La declaración de ruina el pasado mes de agosto motivó una fuerte polémica, en especial a raíz de conocerse que Ramón Tamames, concejal del CDS, tenía una participación en Dainursa en el momento en que se produjo la compra.

Tamames declaró el pasado mes de septiembre que tanto él como su esposa poseían la totalidad de las acciones en Proeyrsa, sociedad que a su vez había tomado participaciones en di versas empresas, entre ellas Dainursa. Tamames, que calificó de minoritaria su participación en Dainursa e indicó que no había ocupado en esta empresa ningún cargo, vendió sus participaciones a raíz de ser nombrado miembro del Consorcio para la Capitalidad Cultural Europea.

Su decisión de vender sus participaciones fue comunicada al alcalde, Agustín Rodríguez Sahagún, el pasado 31 de julio. Ocho días después, el gerente de Urbanismo decretaba la ruina de Cava Baja, 30, y su desalojo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 1989

Más información

  • La empresa, participada entonces por Tamames, adquirió el edificio en 40 millones, según la escritura notarial