_
_
_
_

La Comunidad reconsidera su decisión y vuelve a declarar festivo el día de Reyes

Juan Carlos Sanz

La ola de protestas contra la decisión del Gobierno regional de suprimir el carácter festivo del próximo 6 de enero ha obligado al equipo de Joaquín Leguina a rectificar su acuerdo inicial. El presidente de la Comunidad anunció ayer que el Consejo de Gobierno modificará en su reunión de hoy el decreto aprobado el pasado 23 de noviembre para volver a declarar festivo el día de Reyes. Para atender las peticiones populares, la festividad de San José, el lunes 19 de marzo, deberá transformarse en jornada laboral.

"Lo mejor que se puede hacer cuando uno se equivoca es roctificar", filosofó ayer Leguina. Y es que le han dicho de todo. Los jóvenes del Partido Popular le han llegado a llamar .nuevo Herodes". El CDS le pidió que "se oriente en la fiesta de los Reyes Magos". El alcalde de Madrid, el centrista Agustín Rodriguez Sahagún, le amonestó por correo por arrancar del calendario "uno de los día festivos más enraizados entre los madrileños".Pero los agentes sociales también han hecho sentir su voz. La organización patronal Confederación Empresarial Independiente Madrileña (CEIM) le acusó de "romper con una tradición arraigada". Hasta la Federación de Trabajadores de Comercio de la UGT repudió "el poco tacto" del presidente regional con los 250.000 empleados del sector.

Efecto psicológico

En una escueta nota hecha pública a primera hora de la tarde de ayer, Leguina reconoció que su Gobierno no había "medido el efecto psicológico y simbólico de la festividad de Reyes", y, repartiendo juego antes de entonar el mea culpa, agregó: "Ni el Consejo de Gobierno, ni los sindicatos, ni los grupos políticos nos dimos cuenta del simbolismo de la fecha (...) la responsabilidad es del Consejo de Gobierno, y por tanto mía, y somos nosotros [el Ejecutivo regional] quienes debemos rectificar".Leguina desbarató así las especulaciones que circularon desde primera hora de la mañana sobre una previsible reconsideración de la festividad de la Epifanía del Señor. El consejero de Presidencia, Agapito Ramos, había ratificado horas antes que el Consejo de Gobierno iba a replanterase su decisión del 23 de noviembre, aunque comunicada el jueves, sobre las fiestas laborales en Madrid.

Ramos ya advirtió que el Gobierno regional no iba a permitir que la festividad del día de reyes constituyera "un elemento de tensión". El consejero salió en defensa de Leguina al reiterar que la decisión había contado con la anuencia de partidos y sindicados.

El Partido Popular en la Asamblea había señalado que era "perfectamente posible revocar la decisión, de la exclusiva competencia del Consejo de Gobierno". El portavoz del PP, Alberto Ruiz Gallardón, señaló que la pretendida consulta del Ejecutivo a los partidos sé había limitado "a una conversación de pasillos, por lo menos en nuestro caso".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Gobierno regional decidió sustituir, sólo para 1990, la festividad del 6 de enero por el día 2 de mayo, fiesta de la Comunidad. Al mismo tiempo optó por mantener como laborable el 25 de julio, Santiago Apóstol, para que el lunes 19 de marzo, San José, fuera festivo.

Si como anunció Leguina, el Consejo de Gobierno modifica hoy el decreto para recuperar la festividad de Reyes, sólo cabe la posibilidad de suprimir la del 19 de marzo, tal y como esta previsto que se acuerde.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz
Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_