Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite la directiva chilena por la autolesión de Rojas

La comisión ínvestigadora acusó ayer al portero chileno Roberto Rojas de inferirse una herida en la frente, después de que cayera una bengala, en el partido entre Brasil y Chile del 3 de septiembre. Tras conocer este drástico informe, la directiva de la federación ofreció su renuncia a los clubes. Un consejo extraordinario de éstos se reunió anoche para determinar las sanciones contra los involucrados en el fallido engaño para lograr la clasificación para el Campeonato del Mundo de Italia 90.

En un informe de 74 folios, la comisión sostuvo que además "hubo una responsabilidad solidaria entre jugadores, técnicos y directivos, ya que (...) se buscaba la clasificación inmediata de Chile [al Mundial] por descalificación de Brasil o a través de un tercer partido".La comisión, integrada por dos jueces, dos abogados y un médico, llegó a la "ineludible conclusión" de que Rojas se provocó la herida, involuntariamente, porque no se pudo establecer qué objeto cortante usó. El informe consideró a Rojas, apodado Cóndor, corno el principal responsable, aunque extendió la culpa a toda la selección chilena.

El fallo de la comisión fue la noticia principal en la Prensa y desplazó a la campaña para las elecciones del 14 de diciembre. El diario más influyente, El Mercurio, tituló: "Fue establecida culpabilidad del fútbol chileno".

El informe responsabilizó al ex presidente del fútbol chileno, Sergio Stoppel, por la retirada de la selección desde la cancha y, además, por dar a la FIFA una versión "que se apartaba de la realidad". Entre otros dirigentes afectados está el actual presidente del fútbol chileno, quien, paradójicamente, formó la comisión investigadora, Guillermo Weinstein.

Clima agresivo

Culpó también al entrenador de la selección, Orlando Aravena, por crear un clima agresivo previo e iniluir para que el equipo no volviera a la cancha. Responsabilizó a los médicos por demorar la atención de Rojas para aguardar la llegada de los fotógrafos y emitir certificados inexactos sobre la salud del portero. Cuatro seleccionados -Rojas, Fernando Astengo, Jaime Pizarro y Jorge Aravena-, y el resto en menor medida, fueron culpados por ejercer presiones económicas sobre los directivos.El trabajo de la comisión ni siquiera fue puesto en duda por el abogado del portero. Aunque el informe señaló dónde se debe limpiar el fútbol chileno, falta todavía ver si puede hacerlo la actual directiva, anonadada por conclusiones que la involucran. El dirigente de un club con varios afectados ariticipó que "el castigo debe ser para todos o nadie" «Según el abogado Claudio Illanes, miembro de la comisión, "nadie tiene la verdad absoluta, pero el informe es lo más próximo a ella". Weinstein sostuvo: "Todos fuimos engañados". Anunció que Rojas, sobre quien pesa una prohibición de la FIFA para jugar partidos internacionales, sera sancionado.

La comisión determinó la culpabilidad de Rojas eliminando tres hipótesis. Un peritaje balístico comprobó que la bengala, de una marca e uriosamente llamada Cóndor, no desprende esquirlas y, si hubiera lesionado a Rojas, le habría provocado quemaduras y no un corte. Descartó también una acción de terceros y que la herida fuera previamente preparada, pese a que la televisión mostró una mancha anómala en la frente de Rojas antes de que la bengala fuera arrojada. Rojas, que apelará, dijo con ironía: "Lo único que falta es que se me acuse de tirarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 1989