Los terroristas libaneses que fueron detenidos en España pretendían atentar contra líneas aéreas y aeropuertos franceses

Los terroristas libaneses detenidos el viernes en Madrid y Valencia pretendían atentar en los próximos meses en diversos países aunque el mayor objetivo del comando era Francia y sus aeropuertos y líneas aéreas, según las informaciones de las que dispone el Servicio de Información Exterior de la policía.La pista que llevó a la detención de los ocho activistas -tres de los cuales ingresaron ayer en prisión- partió del SISMI, de los servicios secretos italianos, quienes meses antes habían interceptado un envío de explosivos desde Líbano en un buque de bandera chipriota, según informó el domingo el diario Ya y confirmaron otras fuentes.

El Servicio de Información Exterior cree, después de interrogar a. los detenidos, que uno de éstos, Alí Mohamed Sbaiti -descrito como representante de Hezbolá en España- recibió órdenes de su organización para recabar información sobre este último país y sobre la frontera que comparte con España.

El. destino de los explosivos intervenidos al comando en Valencia, unos 220 kilos de semtex de fabricación checoslovaca mas potente que la Goma 2, era Francia. El próximo mes de enero está previsto que se inicie en aquel país el juicio de algunos de los autores de la ola de atentados que padeció París en septiembre de 1986. Aquellos atentados fueron reivindicados por el comité de solidaridad con los presos políticos árabes y de Oriente Próximo, y pretendían forzar la liberación del terrorista Georges Ibrahim Abdalá, condenado por complicidad en el asesinato de dos diplomáticos, uno israelí y otro norteamericano.

La policía española considera que el comando detenido el viernes pasado hubiera empezado a actuar en Francia coincidiendo con la vista oral del juicio citado. Los explosivos llegaron a Valencia desde el puerto libanés de Sidón, vía Chipre, a bordo del buque libanés M. C. Cedar. Las autoridades españolas recibieron el soplo el 22 de septiembre, tras zarpar el buque.

Policía seducida

El magistrado Carlos Bueren, titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, decretó ayer el ingreso en prisión de Hassan Hassan Rahd, de Abbas Mohamed Hallan y del citado Sbaiti. Asimismo, el juez prorrogó por un plazo de 72 horas la detención de Mohamed Mehussen Saber, Abdul Khadum Sbaiti, Abbas Alí Hussein y de Maki Mohamedo; y puso en libertad sin cargos a Yasin Elamin Alhan.El juez tomó declaración el lunes pasado a María José Cortés de la Casa, funcionaria del Cuerpo Nacional de Policía, a quien Interior ha abierto un expediente disciplinario. Fuentes policiales han señalado que Abbas Mohamed sedujo a la citada agente, de la escala básica del Cuerpo Nacional, y consiguió que diera de alta la línea telefónica de la empresa Alisar, considerada la tapadera del comando. EL PAÍS intentó sin éxito ponerse en contacto con Cortés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de noviembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50