Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esos señoritos 'bienpeinaos'

La dirección de UGT quiso ceder el protagonismode su asamblea nacional a los afiliados de base y dispuso la intervención de ocho delegados para que ofreciesen su testimonio en representación de los sectores de trabajadores activos, parados y jubilados con más problerriass.Una de las intervenciones más espontáneas fue la de Manuel Jiménez, delegado de la construcción, quien cuando va a "las obras" encuentra 10 trabajadores con 10 contratos eventuales distintos, sin derecho alguno a reclamar y con dificultades para pagar la luz o la casa. Desde que se levanta hasta que se acuesta se siente "ofendido con el comportamiento de algunos señoritos bienpeinaos de este país", sobre todo cuando oye que los sindicalistas están equivocados en sus demandas.

La voz de las mujeres fue Arancha Ruiz, del comercio, que ha sufrido un despido por embarazo y nunca tuvo un Contrato fijo. A su juicio la Propuesta sindical prioritaria (PSP) recoge todas las reivindicaciones de las trabajadoras como el derecho a una maternidad compatible con el puesto de trabajo, a la formación y a una salud laboral preventiva.

Miguel Gelos, un portuario de Cádiz, habló de los marginados y de cómo se ha introducido en los centros de trabajo la droga más peligrosa, la heroína. Él pide a que se facilite el acceso a los centros de rehabilitación.

Advertencia a Felipe González

José Luis Gacio, delegado de Astano que negoció con el Gobierno la reconversión, exige a la Administración que cumpla. la reindustrialización que les prometió en su día e hizo pública una petición "al compañero" Felipe González, seguida de una advertencia. "Queremos negociar", afirmó, "pero que no haya dudas, lo vamos a hacer con Nicolás Redondo al frente".

Cristóbal Ramos enumeró las dificultades de los jornaleros del campo y las condiciones infrahumanas cuando acuden a la campaña del espárrago, la aceituna o la fresa. Ángela Alvarez contó los problemas conocidos del conjunto de los empleados públicos y algunos específicos como los de 36.000 trabajadores civiles del Ministerio de Defensa, que no tienen libertad sindical, porque el Gobierno es más sensible a las demandas de los militares.

De los jubilados y sus pensiones exigüas habló un viejo electricista de la EMT, Maríano Pérez, quien espera que Felipe González siga "el consejo de los mayores", tal como dijo el presidente del Gobierno hace dos años en una asamblea de jubilados ugetistas. Él pide se ponga en marcha una sanidad digna y "residencias para ancianos que no sean centros de exterminio". Y en nombre de los jóvenes, Félix García, dijo que la PSP recoge sus problemas para encontrar vivienda y empleo, mediante planes de choque que hagan compatibles la formación y el trabajo, con igualdad de salarios y medidas que no se parecen al controvertido Plan de empleo juvenil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 1989