Paz Zamora 'suaviza' el estado de sitio en Bolivia

El Gobierno del presidente Jaime Paz Zamora ha suavizado el estado de sitio vigerite en Bolivia desde la madrugada del pasado miércoles autorizando las manifestaciones políticas, después de que los mítines convocados el viernes por el opositor Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) fueran dispersados con gases lacrimógenos. Horas antes, la búsqueda de agitadores había culminado en el allanamiento de dos casas religiosas en Oruro, y la consiguiente preocupación de los obispos católicos.El ex candidato presidencial y jefe en ejercicio del MNR, Gonzalo Sánchez de Lozada, fue herido levemente en las piernas por el impacto de las granadas de gases lacrimógenos que lanzaron efectivos policiales para dispersar la reunión política que el MNR organizó en un teatro en Sucre.

"Ni los gases ni la represión impedirán que el MNR se exprese", dijo Sánchez de Lozada, y añadió que "el pueblo boliviano quiere seguir viviendo en democracia, pero no en una dictadura tipo fascista de la alianza de la desunión nacional", según el corresponsal de El Diario en Sucre.

El subsecretario del Interior, Raúl Loayza, anunció que el Gobierno había decidido autorizar las reuniones políticas y proclamaciones de candidaturas con vistas a las municipales del 3 de diciembre tras llegar a un acuerdo con "los partidos verdaderamente democráticos", a los cuales no identificó.

Las casas de los religiosos de la parroquia San Pío X de la ciudad de Oruro fueron allanadas en la madrugada del viernes por agentes encapuchados del Ministerio del Interior, según una denuncia del sacerdote Gerardo Proctor. Los agentes, que no portaban orden judicial, registraron la casa de los religiosos, y al no encontrar nada pasaron a la casa de las religiosas hermanas de la Victoria, donde se celebraba una misa en memoria de los jesuitas asesinados en El Salvador.

En el allanamiento, los agentes de seguridad, "con máscaras y fuertemente armados", según el relato de Proctor, cometieron atropellos. Según el subsecretario del Interior, Raúl Loayza, se buscaban personas sospechosas de "trajines subversivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de noviembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50