Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP arranca de Pujol un rotundo alegato a favor de la unidad de España

El portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Cataluña, Alejo Vidal-Quadras, arrancó ayer del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, una rotunda declaración sobre España, en la continuación del debate parlamentario sobre la orientación del Gobierno catalán. "Estoy dispuesto a contribuir a la unidad de España en todo lo que haga falta", dijo Pujol, quien respondió así porque Vidal-Quadras había advertido al presidente que mientras no se despejen las ambigüedades de los nacionalistas catalanes sobre esta cuestión no será posible avanzar hacia acuerdos entre las fuerzas de la derecha, que podrían poner a su alcance el Ayuntamiento de Barcelona, en la perspectiva de un desgaste socialista.Vidal-Quadras lanzó una diatriba contra el nacionalismo, del que dijo que es una inconsistencia que no puede ser nunca una ideología política, sino un sentimiento, y que, pese a ser respetable, puede liberar pasiones peligrosas si se le excita en demasía.

Pujol dijo que el problema básico de las relaciones entre Cataluña y España es que no ha habido confianza mutua. Para superarlo, dijo, "estoy dispuesto a contribuir a la unidad de España en todo lo que haga falta".

En esta defensa no iricluyó el rechazo de la fiesta del Doce de Octubre. "No me gusta nada. Está mal escogida", sentenció. Y agregó que no responde a ninguna tradición significativa, porque fue instaurada por el general Primo de Rivera e impuesta de mala manera por el franquismo, bajo el que adquirió un tufo pestilente", como día de la raza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989