Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sigue la tendencia bajista de la libra esterlina

John Majors, el nuevo ministro de Economía británico, centró ayer la atención. Majors predijo increcimiento del producto nacional bruto en un 2% para 1989, y en un 1,25% para 1990, al tiempo que la influción caería a 5,75% a finales del próximo año, en comparación con 7,5% de tasa interanual registrada en octubre.Las perspectivas de crecimiento moderado de la economía y, consecuentemente, previsibles descensos de los tipos, indujeron a los inversores a iniciar ventas de libras en los mercados de divisas. De esta manera, la divisa inglesa descendió frente al marco al nivel 2,90, en comparación con 2,91 a la apertura.

Las declaraciones posteriores de John Majors, afirmando que la estabilidad de su monera era una condición indispensable para la obtención de los objetivos de inflación, no aliviaron la presión bajista sobre la libra. En opinión de los analistas, el hecho de que la divisa británica haya perdido el nivel de soporte situado a 2,91 frente al marco, indica que se ha iniciado una nueva tendencia bajista.

La bolsa londinense, sin embargo, no acusó tan negativamente el discurso del canciller británico, debido a que sus declaraciones entraban dentro de lo previsto. El índice 100 Financial Times descendió 11 puntos, cerrando en 2.203.

En Estados Unidos, por contraste, la actividad fue muy escasa, debido a la actitud de espera de los inversores, que aguardan la publicación de nuevos datos económicos. A este respecto, el jueves se hará público el déficit de la balanza comercial, que podría situarse en torno a los 9.000 millones de dólares, en comparación con 10.800 el mes anterior. El índice Dow Jones al cierre de la sesión registró una subida de 22,33 puntos cerrando la sesión en 2.632,58.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989