Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA UNA NUEVA EUROPA

Los comunistas de Kosovo aseguran estar trabajando "por Yugoslavia"

"En Kosovo estamos luchando por Yugoslavia", afirmó ayer Elahman Morina, el número uno de los comunistas de Kosovo, al inaugurar una sesión extraordinarla del comité central de los comunistas de la provincia autónoma, enclavada en la República de Serbia. Más de 300 delegados se reunieron en Pristina, la capital de Kosovo, para discutir el papel de los comunistas en la lucha por la estabilización política en la región. Durante tres días analizaran la plataforma política para, el próximo congreso de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia (LCY), convocado para enero de 1990. Pero el tema centralde la reunión será, sin duda, el problema de las tensísimas relaciones étnicas en la zona, que la semana pasada se cobraron tres muertes."La mayoría de la población de Kosovo ve sus perspectivas dentro de la República de Serbia y dentro de Yugoslavia", declara Morina, sin mencionar cuántos cuadros del partido fueron expulsados por no coincidir con la política serbia. Tan sólo durante la seníana pasada, centenares de rranifestantes que exigían la liberación del ex lider comunista de Kosovo Azen Vlasi, cuya deten ción ordenaron los serbios, fueron encarcelados. Por otra parte, los 60 mineros que exigieron la liberación de Vlasi encerrándose durante tres días en la mina de Stari Trg perdieron su trabajo y serán juzgados, al igual que Azen Ylasi, por "actividades contrarrevolucionarias".

En este clima de creciente agresividad de los extremistas albaneses, las palabras pronunciadas ayer por el líder comunista serbio Bogdan Trifunovie en la conferencia dificilmente calmarán los ánimos. "Todas las manifestaciones del nacionalismo", dijo Trifunovic, "son anticomunistas, aritiyugoslavas y antihumanas. Pero, en las situaciones concretas. todos los nacionalismos no tienen el mismo carácter... el mismo significado práctico-político". Con estas palabras, Trifunovic avaló lo que siempre han negado eslovenos y croatas: que el nacionalismo serbio, al estar emparentado con el poder, es oficialmente legítimo, mientras que el albanés debe ser considerado contrarrevolucionario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1989