Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIÉRCOLES NEGRO PARA EL FÚTBOL ESPAÑOL

El Valencia no pudo superar al Oporto

3 Valencia - 2 OportoOporto terminó ayer con el sueño europeo del Valencia pese a perder en un vibrante partido en el que los dos equipos lo dieron todo y en el que resultó determinante la expulsión del defensa valencianista Torres.

La clave del encuentro estuvo en los primeros minutos. El Valencia cayó en la trampa de Oporto, cuyo objetivo era perder el máximo tiempo posible para evitar que los pupilos de Espárrago tuvieran oportunidad de marcar los dos goles que les habrían permitido pasar la eliminatoria. Esa táctica de los portugueses puso nerviosos a los jugadores locales, que, en vez de evitar el choque con sus rivales, se enzarzaron en un juego bronco que sólo podía beneficiar a Oporto. Por otra parte, los lusitanos eran muy escurridizos y los valencianistas no encontraron otra manera de frenarles que los agarrones y las entradas duras, lo que obligó al árbitro a echar mano al bolsillo hasta cuatro veces en apenas media hora. Era la advertencia. Pero aquéllos no la tuvieron en cuenta y así, en el minuto 33, Torres fue expulsado cuando trató de evitar que Mayer se fuera en solitario. Fue un verdadero placaje que no habría desentonado en un partido de rugby.

Pero de lo que se trataba no era de jugar al rugby, sino al fútbol. Y el fútbol todavía no había hecho acto de presencia. Paradójicamente, fue a partir de la expulsión de Torres cuando se empezó a ver. El Valencia se lanzó con rabia al ataque y creó en pocos minutos varias ocasiones, todas ellas con Fenoll como protagonista. En la primera, el extremo valencianista estrelló el balón en el travesaño. En la segunda obligó al portero de Oporto a esforzarse para desviar un disparo con mucho peligro. Y a la tercera fue la vencida: logró el primer gol. Era lo que necesitaba el Valencia. Pero Oporto, que había abierto líneas tras la expulsión de Torres, logró el empate cuatro minutos más tarde. Fue todo un frenazo. Luego, en la segunda parte, el Valencia sólo pudo ganar... el partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989

Más información

  • La expulsión de Torres a los 33 minutos, decisiva