Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Como la vida misma

Luis Suárez estuvo dudando hasta ayer entre Pardeza y Manolo. Al final, la lesión de Butragueño ha destrozado lo que podría haber sido una historia bonita: el reencuentro de la quinta del Buitre, al completo, en la selección española. "Si Butragueño hubiese podido estar aquí, seguramente le habría acompañado Pardeza en el ataque", dijo Suárez, que siempre ha tenido cierta debilidad por los bajitos.

Mientras Manolo se congratula de la confianza de Suárez, Pardeza no considera su presencia en la selección como un triunfo personal: "Estoy convencido de que acerté al dejar el Real Madrid para marcharme al Zaragoza. Eso no tiene nada que ver con la selección. Era una opción vital: seguir en el Madrid, en el que estaba el mito Butragueño y otros más, o aprovechar los mejores años de mi vida para jugar al fútbol. En el Madrid no jugaba, sino que estaba condenado al banquillo. En el Zaragoza me siento útil".

"Es curioso, es curioso", musitó cuando se le preguntó por el reencuentro frustrado de la quinta, que quizá se produzca definitivamente en los próximos compromisos de la selección. "Esto de la quinta es algo que vuelve y vuelve. Aunque te alejes, vuelves a verte implicado en ella", comentó; "además, los cinco llevamos historias diferentes. En el fondo, no somos un bloque; somos la vida misma. Unos triunfan fácilmente, otros lo tienen más difícil, alguno se conforma con lo que tiene y eso le deja satisfecho y yo tuve que irme del Madrid para buscar un lugar donde realizarme. Asumí el riesgo de la aventura. y me salió bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1989