Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Vuelva usted mañana

Si alguien pretendió ayer observar el mercado de valores madrileño en pleno auge, tendrá que repetir su visita. Fue una sesión sosa, de trámite, sin posiciones dominantes y en la que el dinero brilló por su ausencia. La inhibición de los compradores fue la causa fundamental del ligero descenso en el índice y de los goteos generalizados. Tan sólo se salvaron valores muy concretos. El papel tampoco se hace notar y la sensación predominante es que todos aquellos con capacidad para tomar decisiones, las posponen para el día siguiente.En un contexto en el que el volumen de negocio se ha contraído apreciablemente, el cierre del mercado continuo, con ligeras subidas en algunos valores eléctricos, sirvió para añadir unas centésimas al índice general, pero sin modificar la sensación de espera que vive el mercado. Hay augures que osan poner plazo a la calma chicha que vive la bolsa: mitad de mes. Según esta tesis, a medida que se acerquen las elecciones, el mercado recuperará actividad.

A pesar del ligero empeoramiento en el fondo del mercado detectado en las últimas sesiones, no hay impresiones negativas en el parqué acerca de la marcha del mismo. Según cifras hechas públicas ayer, durante el mes de septiembre se negociaron acciones por un importe de 371.000 millones de pesetas, lo que dobla en media diaria la contratación registrada en el mismo mes de 1988. A destacar en la sesión el balance comprador presentado por el Banco Exterior, con más de un cuarto de millón de títulos. Al cierre, indefinición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1989