Se suicida el jefe del grupo que secuestró siete días a una familia en Bélgica

Philippe Delaire, maleante francés y cabecilla del grupo que mantuvo secuestradas durante una semana a una mujer y a sus dos hijas en Tilif, se suicidó antes de que las fuerzas de seguridad entraran en el piso, situado en Lieja, en el que se encontraba con otros delincuentes. Así lo aseguró ayer la fiscal de Lieja Anne Bourguignont, quien desmintió las primeras versiones, que señalaban que Delaire fue muerto a tiros por la policía la madrugada del viernes.

"La autopsia ha revelado que Philippe Delaire se había suicidado antes de que la policía entrara en el piso", dijo la fiscal, quien precisó que se cadáver fue encontrado por los policías en el piso octavo del inmueble. Otro de los secuestradores, Tony Wagemans, fue alcanzado en la cabeza y columna vertebral por los disparos efectuados por la policía, "pero las últimas noticias indican que su vida no corre peligro", añadió la fiscal.

El tercer delincuente, Edouard Delecki, fue detenido en el curso de la operación realizada en la madrugada de ayer por la policía belga, cuyo resultado fue la liberación de los tres rehenes, la recuperación de los 30 millones de francos (90 millones de pesetas) entregados como rescate y la detención de los secuestradores.

Los hechos comenzaron a primera hora de la noche del pasado viernes 15, cuando los tres delincuentes penetraron en el domicilio del matrimonio Guy y Marie-Madeleine Jeuris, donde también estaban las hijas de un primer matrimonio de la mujer, Gael, de 10 años, y Françoise, de 13. El marido consiguió huir cuando aquéllos penetraron en su domicilio.

La policía, que cercó la casa pocas horas después, mantuvo largas negociaciones con los secuestradores durante toda la se mana, hasta que se llegó a un acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de septiembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50