Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dato de inflación en EE UU anima los mercados

El índice de precios al consumo en Estados Unidos quedó sin cambio en agosto, gracias al descenso experimentado en los precios de la gasolina. Sin embargo, excluyendo energía y alimentación, el IPC hubiera aumentado un 0,2%. A pesar de todo, las noticias han causado un buen impacto en los mercados financieros, ya que la tasa interanual se sitúa ahora a 4,8%, es decir, ligeramente por encima del 4,4% registrado en 1988.Estas noticias, unidas a la caída de un 5% en las nuevas construcciones: han hecho renacer el optimismo respecto a la posibilidad de que la Reserva Federal adopte una política monetaria menos restrictiva.

Estas perspectivas favorecieron a los mercados de bonos norteamericanos donde las rentabilidades en plazos a 30 años descendieron al 8,08% en comparación con 8,10% el lunes. Sin embargo, las alzas en el mercado bursatil fueron hasta media sesión muy discretas debido a las incertidumbres que aún perduran respecto al mercado de bonos basura y el efecto que pueda tener sobre ciertas instituciones financieras, así como sobre la actividad de fusiones y adquisiciones. El índice Dow Jones cedió ayer 0,19 puntos, cerrando en el 2.687,31.

El dólar, por su parte, se mantuvo firme en torno a los niveles de cierre del lunes, a pesar de las expectativass existentes sobre una posible bajada de los tipos de interés.

Esta situación, y el hecho de que los tipos en la RFA podrían subir a partir de mañana -fecha en la que tendrá lugar la esperada reunión del Bundesbank- es un factor ciertamente negativo para el billete verde, por suponer un estrechamiento apreciable del diferencial de tipos de interés. La divisa norteamericana cerró en este contexto a 1,9580 marcos frente a 1,9620 al cierre del lunes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de septiembre de 1989