Segundas esposas

Los ambiciosos gerentes americanos con buenos trabajos en perspectiva saben que un divorcio puede perjudicar su carrera. Casi la mitad de los matrimonios contraídos desde 1970 han terminado en divorcio. El hombre que puede llegar a ser un rey en el mundo de los negocios espera contraer de nuevo matrimonio.. Importantes ejecutivos marcan la línea de conducta en sus compañías, y casi la mayoría de ellos todavía están en su primer matrimonio. Eugene Jennings, profesor de la universidad de Michigan, estima que en los ochenta entre un 12% y un 15% de los altos ejecutivos se han divorciado, frente a un 6% u 8% en los sesenta. En el mundo empresarial, como en el resto de la sociedad, los locos ochenta hacen respetable el divorcio. Los hombres poderosos están comenzando a demandar mujeres más preparadas. "La cultura de la autocomplacencia está creciendo entre los altos ejecutivos", dice Harry Levinson, psicólogo en Boston y durante mucho tiempo consultor de ejecutivos. "La autocomplacencia es utilizada por la gente que ha trabajado muy duro para llegar donde están. Ellos sienten que se lo han ganado".Los ochenta han visto el ascenso de altos ejecutivos, que deben la fama a su fortuna. ¿Qué puede hacer un hombre con 3.000 millones de dólares?, pregunta Michael Thomas, crítico social. Cuanto más dinero gana el hombre, mayor es su autoconfianza, y es más fácil para él pensar: "Yo me merezco una reina".

27 de agosto

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50