Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las causas del incendio del hotel Corona de Aragón se desconocen 10 años después

JAVIER ORTEGA, La ciudad de Zaragoza vivió el 12 de julio de 1979 una de sus peores catástrofes: el incendio del hotel Corona de Aragón, que ocasionó 76 muertes y más de 100 heridos. Hoy, cuando se cumplen 10 años del siniestro, persisten todavía las dudas sobre las causas del incendio.

Algunos informes, como el encargado por la empresa propietaria, Turismo Zaragoza, SA, y sentencias judiciales hablan de un posible atentado terrorista. Los familiares de las víctimas no han cobrado todavía ningún tipo de indemnización.El fuego se inició a las ocho de la mañana en la freiduría de churros de la cafetería, se propagó a gran velocidad por todo el hotel y sorprendió a los 200 huéspedes, entre ellos varios militares y miembros de la familia del general Franco. Ese día se entregaban los despachos a los nuevos tenientes en la Academia General Militar y entre ellos estaba un nieto de Franco.

Hasta que el año pasado el Tribunal Supremo dictó la última sentencia, que dejaba una puerta abierta a la posibilidad de que fuese un atentado terrorista, el sumario, de 6.000 folios, ha seguido un largo proceso judicial. El Juzgado de Instrucción número 1 sobreseyó el caso en 1980, al no imputar responsabilidad penal alguna. Paralelamente, la Audiencia Nacional se inhibió al considerar que no existían fundamentos para considerarlo un atentado terrorista.

Recurrida la primera sentencia ante la Audiencia Provincial, ésta ratificó en 1981 la del Juzgado y archivó el caso. Los familiares de las víctimas recurrieron ante el Tribunal Supremo y, una vez agotada la vía penal, siguieron la civil. En 1985 el Juzgado de Primera Instancia número 4 consideró "la existencia de un factor exógeno en el desarrollo de los hechos". La Audiencia Territorial desestimó en 1987 la sentencia anterior, y condenó a la empresa propietaria a indemnizar a los familiares de las víctimas con un total de 70 millones. Las dos partes recurrieron en casación ante el Tribunal Supremo, que dio la razón al Juzgado de Primera Instancia. Los familiares de las víctimas se quedaron sin la indemnización y fueron condenados a pagar las costas. El Alto Tribunal considera en su fallo la posibilidad de "la existencia de terceras personas desconocidas que, de manera consciente, pudieron interrumpir el nexo causal, colocando sustancias inflamables o explosivos, motivando un desmedido incremento del incendio inicial".

Reclamaciones al Gobierno

Esta sentencia motivó interpelaciones al Gobierno de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y de parlamentarios. El entonces ministro de Interior, José Barrionuevo, contestó que para el Gobierno el caso está cerrado y que de la sentencia del Tribunal Supremo no se desprende que el incendio del hotel fuera causado por un atentado terrorista.

Los abogados de los familiares continúan sus gestiones en el Ministerio del Interior para conseguir indemnizaciones. También han dirigido solicitudes al Ministerio de Defensa, pues las viudas de los militares muertos en el siniestro reciben una pensión por "muerte natural". El hotel, que se llama hoy Meliá Zaragoza, es modélico en seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 1989

Más información

  • Los familiares de las víctimas no han sido indemnizados