Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La votación en Madrid

Varios ecuatoguineanos denunciaron ayer en Madrid que fueron objeto de presiones de la Embajada de su país para forzarles a acudir a votar, en condiciones que ellos consideraban lesivas para su libertad. Según la Constitución de la ex colonia española, el voto es obligatorio.

Los denunciantes, que se resistían a facilitar su nombre por temor a ser objeto de eventuales represalias contra ellos o sus familiares, afirmaron que quienes no votaran tendrían muchas dificultades más tarde si necesitaban tramitar documentación en la sede diplomática en Madrid.

El embajador de la ex colonia española, Eduardo Ndong Elo, desmintió estas acusaciones. "La votación es totalmente libre", dijo. "Quien no quiera acudir a la Embajada a votar, no tendrá problemas, ni para conseguir sus documentos ni de ningún otro tipo". La mesa, presidida por el ex ministro de Finanzas Felipe Inostrosa, permaneció abierta de siete de la mañana a siete de la tarde.

Según el embajador, hay entre 3.000 y 4.000 ciudadanos ecuatoguineanos residentes en España que estaban facultados para votar en la Embajada o en el consulado de la isla de Gran Canaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de junio de 1989