Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Estrenos TV' emite un docudrama sobre el autor de 'El día más largo'

El telerrealismo de Estrenos TV nos trae mañana por la noche la historia de Cornelius Ryan y su tremenda lucha durante cuatro años contra el cáncer. En este tiempo, el escritor, conocido por su épico relato del desembarco de los aliados en Normandía durante la II Guerra Mundial, El día más largo, que Ken Annakin llevó al cine en 1962, fue grabando los pormenores de su experiencia con la enfermedad.Este material, compilado por su mujer en un libro tras su muerte, en 1974, tomó en 1980 la forma definitiva de docudrama televisivo. Su título, Una batalla privada, rememora otra popular obra del escritor originario de Dublín, The last battle, donde se describe el asedio de Berlín.

Cornelius Ryan tenía tan sólo 50 años cuando se le declaró la enfermedad, un cáncer de próstata, y decidió enfrentarse a ella sin darle tregua. Jack Warden -al que ahora estamos viendo en la serie detectivesca Loco de remate- intenta recrear el insobornable espíritu luchador de Ryan, que le llevó a decisiones drásticas y dolorosas, como la de no tomar drogas para mantener la mente clara y poder seguir trabajando en su siguiente obra, Un puente lejano. A su lado, interpretando a su mujer y a su secretaria, Ann Jackson y Rachael Kelly.

Aparecen además dos personajes incorporados directamente de la realidad con sus nombres y apellidos: el célebre periodista televisivo Walter Cronkite, del que se incluye un fragmento de su telediario nocturno, en el que se anuncia la muerte de Cornelius Ryan, y el novelista Harold Robbins, que aparece en un momento dado como amigo personal de la familia.

Guionista desigual

El guión es de John Gay, -escritor para la Procter and Gamble, patrocinador y nombre indisociable de la soap-opera-, un escritor prácticamente especializado en el formato de la películas para series de televisión, que empezó escribiendo para las antologías dramáticas que se hacían en directo en los años cincuenta y que en cine (El noviazgo del padre de Eddie, Los cuatro jinetes del Apocalipsis, Soldado azul) le llevó a ser designado como candidato al Oscar como coautor de Mesas separadas.En televisión -Los miserables y Visión fatal, dos títulos de su larga filmografía, han sido emitidos por Televisión Española- y en ellos su fortuna como guionista ha sido desigual.

Los docudramas de Gray han sido en ocasiones centro de la polémica, como los que hizo sobre Caryl Chessman, que incluía una gráfica descripción de su ejecución, y sobre los últimos días de Hitier, del que se dijo presentaba una imagen atractiva. Su trabajo en Una batalla privada (que fue emitida hace nueve años por la cadena CBS) no fue especialmente afortunado, según la crítica, muy a pesar de que Gay procuró ser leal al libro de partida de Ryan, intenso y lleno de suspense.

Una batalla privada se emite a las 2.00 por TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 1989