Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS

El lugar clave de García Cereceda

, Lugarce, SA, la constructora e inmobiliaria propiedad de Luis García Cereceda, guarda algunas de las claves del enorme enredo que ha dejado planteado el fracaso de la primera operación de compra de un diputado descubierta en la España democrática. En relación con esta empresa, hay al menos dos hechos definitivos: tanto Gustavo Durán, el intermediario sorprendido in fraganti por el diputado de IU en la Asamblea de Madrid Miguel Ángel Olmos, como Juan Figueroa, dirigente del Partido Regional Independiente Madrileño (PRIM), que traicionó a Durán al grabar y difundir una conversación en la que éste le informaba de su avieso proyecto, han mantenido una estrecha relación con García Cereceda y sus negocios.

Durán ha frecuentado la sede de Lugarce, en la calle Serrano, y ha asegurado en público que García Cereceda y él son "socios". Juan Fialleroa se reconoce como "amigo íntimo" del constructor, y es bien conocido por la telefonista de Lugarce, que estos días responde con un "no está y no suele venir por aquí", cuando se menciona su nombre.

En su conversación con Figueroa, Durán afirma que se entrevistó con un tal "Luis", perfectamente identificable para los dos, el mismo día en que, según él, Rosendo Naseiro, tesorero del Partido Popular, le habría encargado resolver la moción de censura contra Joaquín Leguina por cualquier medio. García Cereceda telefoneó a Figueroa para advertirle que Durán iría a visitarle. Al hilo de esa advertencia, el dirigente del PRIM preparó la grabación de su charla con el broker.

Lugarce es propietaria del local que sirve de sede al PRIM, ese polémico partido en el que se encuadra el diputado Nicolás Piñeiro -cuya previsible abstención impedirá que el centro-derecha gane su moción de censura contra los socialistas en la Asamblea de Madrid-, y a cuya fundación se incorporó Figueroa desde las filas del Centro Democrático y Social (CDS). García Cereceda es amigo personal de Adolfo Suárez y Lugarce alquila, a través de su filial Afisa, la sede en la que opera el CDS.

Por otra parte, Joaquín Leguina acaba de reconocer que Petra Mateos, presidenta de Afisa, le presentó las pasadas Navidades a García Cereceda, con el que el presidente de la comunidad de Madrid, a salvo de la moción de censura gracias a la abstención del PRIM, compartió un fin de semana en la montaña.

Son muchas traiciones y demasiadas piezas como para que encajen en un rompecabezas lógico. Pero Luis García Cereceda, un empresario que en el ejercicio 1986-87 salió del anonimato para ingresar en el club de los muy millonarios, tiene en sus manos el secreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 1989