Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS

Piden prosperidad para crear empleo

Los socialistas defienden una economía saneada para lograr bienestar social

, El programa electoral de los socialistas -de todos los socialistas de Europa- es único para el conjunto de los partidos socialdemócratas en la CE y está redactado a modo de catecismo con 79 puntos. Le faltan las preguntas pero están las respuestas, y entre los programas de partidos de ámbito nacional es el único que rinde culto a lo más obvio: la importancia de que las naciones tengan una economía saneada. "Queremos una Europa próspera", anuncian en el punto 11 del programa común y lo explican porque desean que esa Europa tenga "la capacidad económica y monetaria suficiente para generar el crecimiento económico que necesitamos para crear empleo y bienestar".

El programa socialista contiene, además, una apuesta optimista sobre el futuro de Europa, de la que dicen que "con una estrategia selectiva y cooperativa de crecimiento puede convertirse en una de las áreas más dinámicas de la economía mundial de la próxima década". Con ello creen que se dará estabilidad al comercio mundial y se podrá aceptar el reto planteado por Estados Unidos y Japón.

El punto 14 reconoce expresamente que la CE tiene más de 167 millones de ciudadanos en paro y afirma que se les debe garantizar el derecho al trabajo "en una época en que la riqueza aumenta", por lo cual definen la creación de empleo como "una de nuestras más decididas prioridades" y anuncian como fórmula reductora "una redistribución racional del trabajo".

Antes, y al hablar de los derechos humanos, reconocen también que de los 320 millones de habitantes de la CE 44 millones viven todavía en la pobreza.

El programa se estructura en seis declaraciones de voluntad que responden a otros tan tos apartados en los que se van desgranando las 79 propuestas a los electores: "Una Europa", dicen, "que queremos unida próspera, solidaria, habitable, democrática y abierta al rnundo".

Quizá llame la atención que los socialistas hayan incluido en este último apartado, tan amplio de extensión y de significación, las cuestiones relativas a la política exterior y la seguridad europea, y que dentro de esa seguridad formulen una apuesta inequívoca por la Unión Europea Occidental (UEO), la organizacíon de defensa de la que "hay que saludar su revitalización y su ampliación a dos nuevos países comunitarios" -se trata de España y Portugal- y consideran que "debe estar abierta a los nuevos miembros".

Contra la división de Europa

Apoyan la política de desarme y propugnan "la reducción del 50% en las fuerzas nucleares estratégicas de Estados Unidos y la Unión Soviética", y aseguran que las negociaciones de desarme deben incluir "fuerzas tanto nucleares como convencionales".

En política exterior los socialistas afirman que no pueden "aceptar la división de Europa como un hecho perenne. Deseamos superar las barreras que separan a los pueblos europeos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 1989