Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia sueca inicia un proceso contra el presunto asesino de Palme

Christer Pettersson, de 42 años y con antecedentes penales, fue procesado ayer por la justicia sueca por el asesinato con premeditación y alevosía del primer ministro Olof Palme hace tres años. El juicio comenzará el 5 de junio. El acusado, detenido el 14 de diciembre, ha negado todos los cargos. El auto de procesamiento dice textualmente: "El 28 de febrero de 1986 Petterson mató al primer ministro disparándole por detrás con un revólver en la esquina de Sveavagen y Tunnelgaten, en Estocolmo.

Petterson también es acusado de intento de asesinato en la persona de Lisbeth Palme, esposa del político muerto, quien fue alcanzada por una bala. En el momento del crimen, los Palme caminaban hacia su casa después de salir del cine. Lisbeth Palme será el principal testigo de cargo.El auto de procesamiento ha sido hecho público por los fiscales que llevan el caso, Anders Helin y Jorgen Almblad, tras 39 meses de investigación judicial y policial. "Todavía nos queda mucho camino por recorrer hasta llegar a la condena del procesado, aunque las pruebas indican que tenemos a nuestro hombre", dijo Almblad.

El auto de procesamiento contiene una relación de 32 testigos, encabezados por la viuda de Palme. Según el documento, judicial, "las declaraciones de los testigos probarán que Petterson tenía un motivo para matar al primer ministro, que carecía de coartada en la noche de autos y que tuvo la oportunidad de conseguir el arma con la que cometió el delito".

No obstante, la policía reconoce que nadie vio al acusado con una pistola en la mano. Según los medios de comunicación suecos, Petterson tiene amplios antecedentes penales. En 1972 mató a un joven con una bayoneta cuando perdió los nervios al ser empujado en una tienda llena de gente. También se dice que es drogadicto y alcohólico y ha pasado los últimos 20 años de su vida en prisiones e instituciones para enfermos mentales.

El juicio correrá a cargo de dos jueces y un jurado de seis personas seleccionado de una lista con representantes de los partidos políticos suecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de mayo de 1989

Más información

  • La viuda del primer ministro será la testigo central